Opinión: Inocencia e innovación

Por Rodrigo Sion
Investigador Departamento Ingeniería Comercial USM