Por un ecosistema de innovación comprometido con el respeto y la integridad de las personas

IMG_2217

Compartir publicación:

Por Jaime Arnaiz, director ejecutivo del Distrito de Innovación V21

A pocas semanas de la entrada en vigencia de la Ley Karin, desde la industria de la innovación y el emprendimiento, caracterizada por su dinamismo y constante evolución, no podemos estar ajenos a las implicancias y significaciones que tenga la aplicación de esta normativa en cada uno de nuestros ámbitos de desempeño.

Desde un principio, hubo un gran acuerdo para que esta ley permitiera prevenir y sancionar el acoso laboral y sexual en nuestros lugares de trabajo, estableciendo un marco regulatorio fundamental en un contexto donde las estadísticas muestran que las mujeres son las principales afectadas por este tipo de conductas.

Anuncios

Este escenario vuelve a poner en el centro a las personas y su bienestar, un aspecto clave para desempeñarse en este ecosistema apasionante, pero que no está exento de desafíos que van más allá de la tecnología y del mundo de los negocios.

A medida que la industria avanza, la promoción del respeto y la implementación de medidas efectivas para prevenir el acoso laboral se han convertido en imperativos esenciales. Y no hablamos solo de un factor ético, ya que un buen ambiente laboral afecta directamente a nuestras capacidades de productividad y de innovación.

Los colaboradores que componen cada uno de nuestros equipos no son solo piezas claves para la consecución de nuestros objetivos, sino que son parte de un entorno que debe valorarlos y respetarlos, tanto por su talento como por su individualidad.

Establecer normativas que los protejan va en directa relación con un ecosistema de innovación comprometido con cada uno de sus integrantes. Un profesional valorado y respetado es el punto de partida para generar un equipo de trabajo comprometido, en donde los talentos y las capacidades individuales brillen sin temor a ser opacados por todas aquellas malas prácticas que queremos erradicar.

En definitiva, la invitación es a adoptar estas nuevas responsabilidades, incluso más allá de la normativa, y a trabajar juntos para hacer de nuestros lugares de trabajo ejemplos de dignidad y equidad.

Establecer y mantener un ambiente de trabajo seguro y respetuoso es la mejor inversión que podemos hacer,beneficiando tanto a nuestros colaboradores como a la organización, empresa y/o startup en su conjunto.

Hoy tenemos una oportunidad única. Es hora de que todos los actores del ecosistema de innovación nos capacitemos y perfeccionemos nuestras medidas para erradicar el acoso laboral, y así construir un futuro más justo y productivo para todas y todos.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO