Oficina Virtual y su uso en la dirección tributaria: ¿Cuando es conveniente y cuando no?

Oficina Virtual

 La oficina virtual se ha convertido en un aliado crucial para muchas pymes en su camino hacia el crecimiento empresarial. Sin embargo, su uso como dirección tributaria no siempre es una opción viable. ¿Cuándo conviene aprovechar esta herramienta y cuándo es mejor optar por otra alternativa?

En medio del auge de las pequeñas y medianas empresas en Chile, el Servicio de Impuestos Internos (SII) ejerce un papel crucial al aprobar o rechazar el uso de la oficina virtual como dirección tributaria. Abraham Lazo, director del centro de negocios Lofwork, explica la importancia de este requisito y las implicaciones para los emprendedores.

El crecimiento empresarial de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en Chile ha sido impulsado en gran medida por el uso de la oficina virtual, una herramienta que ofrece un importante ahorro de recursos. Sin embargo, su viabilidad como dirección tributaria está sujeta a la aprobación del Servicio de Impuestos Internos (SII), que evalúa su pertinencia según el giro del negocio.

Anuncios

Según Abraham Lazo, director del centro de negocios Lofwork, «para iniciar actividades, toda empresa debe contar con una dirección tributaria que corresponda al lugar donde se realizan las actividades comerciales». Esta exigencia, establecida en el Código Tributario, permite una fiscalización efectiva de las actividades empresariales, incluyendo la revisión de contabilidad e inventarios.

Si bien las empresas que ofrecen servicios o bienes intangibles pueden optar por una oficina virtual como dirección tributaria sin contratiempos, aquellas que requieren bodegas y transporte para sus productos pueden enfrentar obstáculos. En tales casos, la oficina virtual puede usarse para recibir notificaciones, pero se requiere otra dirección tributaria para cumplir con los requisitos del SII.

Lazo destaca la utilidad de la oficina virtual para empresas nuevas, ya que reduce significativamente los costos de arriendo y evita fiscalizaciones en domicilios personales. Además, el acceso a servicios como la recepción de correspondencia y la atención telefónica con un saludo corporativo añade valor para los emprendedores.

Es importante destacar que, si bien la oficina virtual representa una opción atractiva para muchas pymes, es crucial evaluar su idoneidad como dirección tributaria según las necesidades específicas del negocio y las regulaciones del SII. En este sentido, el asesoramiento profesional puede ser fundamental para tomar la mejor decisión.

Quizás te interese leer: ¿Cuándo formalizar una pyme?

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio