Emprendedoras Conectadas: Tres mujeres empoderan sus negocios en el mundo digital

Emprendedoras Conectadas

Desde la independencia tecnológica hasta abrir sus propias tiendas, el programa Emprendedoras Conectadas ha sido un catalizador para el empoderamiento digital de mujeres emprendedoras en Chile.  Elizabeth, Paula y Natalia han transformado sus negocios y sus vidas a través de esta iniciativa.

En un mundo cada vez más digitalizado, el acceso a herramientas tecnológicas puede marcar la diferencia entre el éxito y el estancamiento para los emprendedores. Para muchas mujeres chilenas, esto es especialmente relevante, ya que sus emprendimientos no solo representan una fuente de ingresos, sino también la base de su sustento familiar. En este contexto, el programa Emprendedoras Conectadas, creado por Google y la Fundación Kodea, ha emergido como un poderoso aliado para cerrar la brecha digital y capacitar a mujeres emprendedoras en habilidades digitales clave, desde marketing digital hasta venta online y educación financiera.

Desde su inicio en 2019 en Quilicura, Emprendedoras Conectadas ha impactado la vida de cientos de mujeres, ofreciendo conocimientos prácticos y oportunidades de crecimiento. A través de historias como las de Elizabeth Sandoval, Paula Smith y Natalia Ossandón, podemos apreciar el impacto transformador de esta iniciativa en la vida de las emprendedoras y en la evolución de sus negocios.

Anuncios

Elizabeth Sandoval, dueña de Acerval Producciones, recuerda cómo antes de unirse al programa, dependía de la ayuda de sus hijos y sobrinos para promocionar su negocio en redes sociales. Sin embargo, gracias a Emprendedoras Conectadas, adquirió las habilidades necesarias para gestionar sus propias redes y mejorar la presencia online de su empresa, lo que ha llevado a un aumento significativo en sus ventas y la fidelización de clientes.

En el curso, cuenta, Sandoval descubrió lo importante que es tomar una fotografía del producto. “No todas sirven para promocionar y lograr atraer a los clientes. Aprendí incluso lo importante de tener una imagen, el logotipo, que debe ser representativo de mi emprendimiento, y cómo debía dirigirme a los clientes o redactar un correo de forma adecuada”, destacó

Paula Smith, fundadora de La Bodeguita de Pau, relata cómo pasó de repartir sus productos en bicicleta a abrir su propia tienda física en Quilicura, todo gracias al impulso y conocimientos adquiridos en el programa. Hoy en día, su negocio no solo ofrece una amplia gama de infusiones y té, sino que también se ha expandido para incluir otros productos relacionados, satisfaciendo las necesidades cambiantes de sus clientes.

Natalia Ossandón, propietaria de Encántate, destaca la capacidad del programa para ayudarla a reinventarse en un momento de crisis. Después de perder su empleo durante la pandemia, Natalia encontró en Emprendedoras Conectadas el apoyo y las herramientas necesarias para transformar su negocio y adaptarse a las nuevas demandas del mercado.

Quizás te interese leer: Mujeres emprendedoras: 5 consejos para triunfar en el mundo de los negocios

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO