El Pasaje Banner Large Anuncio

Un millón de toneladas de aditivos plásticos llegan a los océanos cada año

plastico

En la región de Valparaíso, la situación es crítica, ya que la topografía de la bahía de Valparaíso hace que los compuestos como los microplásticos ingresen por escurrimiento desde el río Aconcagua, el estero Marga Marga o desde el mismo puerto. 

 

La contaminación por plástico es uno de los grandes temas medioambientales que afectan a la humanidad. Según cifras de Naciones Unidas, este material representa el 85% de los residuos que llegan a los océanos, cifra que se triplicaría para 2040, alcanzando los 50 kg de plástico por metro de costa en todo el mundo. Aún considerando este complejo escenario, el único problema no es el plástico en sí, sino otros materiales que se ocupan en su proceso de fabricación. Así lo determinó un estudio de EA Earth Action que arrojó que al menos un millón de toneladas de aditivos del plástico, en su mayoría sustancias químicas que se añaden a este material durante su elaboración, contaminan cada año los océanos. En específico la consultora concluyó que estos provienen en su mayoría de botellas de plástico (116.000 toneladas), prendas de vestir sintéticas (64.000 toneladas) y neumáticos (177.000 toneladas).

 

Con respecto  a la situación regional, Daniela Contreras, química industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y magíster en Oceanografía de la misma Casa de Estudios, decidió llevar a cabo la investigación “Presencia de microplástico en sedimentos marinos en la bahía de Valparaíso en los últimos 100 años”. Los resultados que arrojó el estudio fueron sorprendentes y coinciden con el boom que tuvo a partir de los años 40 el plástico a nivel mundial.

Anuncios

“La contaminación plástica representa una amenaza global. La topografía de la bahía de Valparaíso hace que los compuestos como los microplásticos ingresen por escurrimiento desde el río Aconcagua, el estero Marga Marga o desde el mismo puerto. Este sería el primer estudio de línea base en torno a la contaminación de estos polímeros en nuestras costas”, señaló la investigadora.

 

Sobre los caminos a seguir, la entidad experta en impacto ambiental, aseguró que reducir la dependencia de los plásticos vírgenes y aumentar la producción de materiales reciclados de alta calidad es fundamental. Una visión que comparte Gabriel Fonzo, CEO de Integrity, empresa chilena que recicla plástico PET y lo convierte en materia prima con lo que se fabrican nuevos  envases para alimentos. “Es clave fomentar una industria rentable en torno a la revalorización, que actúe como incentivo para que las empresas realmente inviertan en pro del medio ambiente. Mientras siga siendo lo mismo comprar un producto elaborado de plástico virgen que uno hecho de material reutilizado, difícilmente podremos impulsar un cambio de la magnitud que la problemática requiere”, comentó el ejecutivo. 

 

Junto con ello, Fonzo considera que se debe establecer un sistema de estímulos concretos para que las personas reciclen porque “hoy no hay castigos ni incentivos. Si una persona bota su basura, contribuyendo a que esta se acumule en rellenos sanitarios, o si la recicla, el escenario es el mismo. Eso es lo que debemos cambiar para que la motivación por reciclar se traduzca en acciones reales y permanentes”. 

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO