Karina Durney y Elisa Torres: «Hay un gen familiar innato por el emprendimiento y juntas queremos disminuir la brecha tecnológica»

karina Durney y Elisa Torres (4)

Karina comenzó a emprender cuando finalizó sus estudios de postgrado, mientras que Elisa, cursando tercero medio. «Hay un gen familiar innato», comparten ambas. El emprendimiento las moviliza de forma natural. «Elisa de chica ha sido emprendedora, pintando piedras para servilletas, haciendo collares y vendiendo dulces. Siempre ahorrando», cuenta Karina. «Mi mamá daba clases o charlas y la escuchaba hablar del Modelo Canvas así empecé a conocer más formalmente del emprendimiento», agrega Elisa.  En esta entrevista, te invitamos a conocer la historia de esta madre e hija.

¡Lee e inspírate!

Comparten el gusto por estudiar, investigar y la curiosidad. Con frecuencia salen a caminar al centro de Villa Alemana, ven películas en netflix, documentales y hacen deporte. «Tenemos que desconectarnos de las pantallas de vez en cuando», dice Elisa entre risas. «También hacemos jardinería», enfatiza Karina. Elisa es extremadamente planificada y  Karina se autodefine como dispersa y divergente en todo aspecto. Una relación extremadamente cercana y cómplice que se nota en sus miradas. Elisa es hija única y su padre también se vincula al emprendimiento. Así es la vida de esta madre e hija en lo ordinario, pero como emprendedoras son dos mujeres destacadas.

Anuncios

Y es que el ritmo de vida de Elisa Torres y su madre Karina Durney no se detiene nunca. Karina, además de ser fundadora de TW Group es docente y directora de múltiples organizaciones. Elisa, por su parte, maneja redes en más de 15 países con embajadoras de su emprendimiento Girls in quantum, que iniciado hace sólo 9 meses ya le permitió ser reconocida como Joven Líder de la Fundación Piensa y como las 100 Mujeres Líderes de El Mercurio y Mujeres Líderes de Chile. Además, asiste con excelencia al colegio champagnat de Villa Alemana, donde cursará cuarto medio en 2023, y a diferentes capacitaciones internacionales donde ha sido becada.

Gen emprendedor

«Estuve 17 años trabajando en una empresa y cuando hice el master en innovación decidí emprender y ya llevo más de 10 años en este camino. Cuando me embaracé estaba estudiando mi segunda carrera, entonces conoció desde mi lado emprendedor desde que nació. Viéndome de allá para acá, armando negocios y reunión, la típica vida del emprendedor, entonces yo creo que eso le llamó la atención. Siempre me escucha, al final absorbe por ósmosis», comparte Karina Durney.

«Soy super curiosa, me encanta leer. El año pasado leí 60 libros y mi favorito fue París era una fiesta de Ernest Hemingway. Así me voy inspirando para aprender y reforzar todo lo que escucho de mi mamá», cuenta Elisa Torres. «Es muy matea y siempre está estudiando algo nuevo, es sorprendente», interviene muy orgullosa Karina.

«Con mi marido nunca le cortamos las alas, pero ella sabe que es privilegiada; con buena educación, entonces ella tiene el compromiso de compartir ese conocimiento y creo que va a llegar muy lejos, porque es muy talentosa», añade Karina.

«Estoy muy feliz con el equipo que somos y me gustaría que entre las dos podamos inspirar a más mujeres»

Emprender juntas

Como ambas están vinculadas estrechamente a la tecnología y comprometidas con disminuir la brecha de género, les preguntamos si tienen algún plan de emprendimiento en conjunto y nos sorprendió lo rápido de la respuesta ¡La tienen clarita!

Ya han conversado la idea de incentivar la educación de niños y niñas, sobre todo en colegios vulnerables, para enseñarles sobre computación y tecnología. «Es el futuro y les da muchas oportunidades», dice Karina. «Python hace cinco años se veía lejano y hoy se requiere en casi todo trabajo, así que definitivamente son habilidades necesarias», agrega Elisa.

La propuesta de valor es lograr que el programa educativo sea transversal a otras asignaturas, que la entiendan y apliquen desde las matemáticas o la ciencia, desarrollando, por ejemplo, aplicaciones móviles o entendiendo el funcionamiento de la calculadora.

«Queremos hacer la diferencia,  con que lleguemos a un niño ya es un pequeño cambio que se transforma en algo más grande cuando ellos mismos lo transfieren a sus pares», dice Elisa. » Juntas queremos disminuir la brecha tecnológica», aporta Karina.

Un paso adelante

Como Karina comenzó a emprender cuando finalizó sus estudios de postgrado y Elisa cursando tercero medio, la fundadora de TW Group tiene claro que pese a los años de experiencia que actualmente tiene, Elisa le llevo un paso adelante en muchas cosas.

¿Como no? si en sólo nueve meses liderando Girls in quantum, una comunidad que busca proporcionar recursos educativos gratuitos sobre computación cuántica para niñas (y oportunidades para colaborar), Elisa ya cuenta con redes en diferentes partes del mundo. «Hemos hablado con grandes empresas en Canadá, Finlandia y Francia, así que esperamos que con estas alianzas podamos hacer seminarios virtuales y presenciales para fortalecer habilidades y talentos de más niñas», dice Elisa.

«Yo la trato de apoyar en todo, pero es gracioso porque siempre va un paso adelante. Cuando tuvo su primer seminario con Girls in quantum, con speaker internacionales, le decía: Elisa, quedan dos meses tienes que preparar las cortinas para cuando… ¡Mamá ya lo tengo listo! … Elisa acuérdate de la cuenta Zoom ¡Listo! ¿Creaste una cuenta de YouTube?… ¡Mamá, ok!», nos cuenta Karina, entre risas.

Brecha de género

Según un informe de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) el porcentaje de mujeres en programas académicos relacionados con ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) alcanza sólo un 30%. Más preocupante aún, disminuyó un 5% desde el 2020 a la fecha.

Es por eso, que aprovechando la oportunidad de estar con dos generaciones de mujeres que hoy destacan en la temática, le preguntamos ¿Cómo es la participación de mujeres en STEM?

Elisa, se lanzó en responder primero, destacando el reciente premio a la científica Daniela Grandón de Villa Alemana.

Siento qué hay hartas mujeres que están haciendo cosas fantásticas en STEM, pero todavía faltan muchas para cerrar la brecha de género y no siempre se visibilizan; no se dan tantos espacios o no se atreven a contar lo que están haciendo, y eso es un tema cultural o familiar”.

Por su parte, Karina, cree que no hay tantas, pero concuerda en la importancia de generar más colaboración. «La necesidad de formar equipos es real y super importante. Deberían haber más en Chile, porque afuera el número es mayor»…. «no, no, no estoy de acuerdo mamá”, la interrumpe Elisa. «Acá también hay, es que la oportunidad de talento es una cosa y existe en la región de Valparaíso».

«Acá también hay, es que la oportunidad de talento es una cosa y existe en la región de Valparaíso, pero los otros factores que influyen son los débiles: las oportunidad de mostrarse y el apoyo de los pares también influye. Entonces llamo a que los papas animen a sus hijas secas en matemática, en ciencia, en tecnología e ingeniería ¡No les digan que son labores de hombre! Hay que potenciarlas», asevera Elisa.

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO