Día Mundial del Agua

Cristian Fuentes_DUOC VALPARAÍSO

Cristian Fuentes Duque
Director de las carreras de Recursos Naturales
Duoc UC Sede Valparaíso


El Día Mundial del Agua se conmemora hace 29 años, desde la década del 90´, específicamente desde el año 1993, un año después de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo de Rio de Janeiro. Ahí se fijaron objetivos de la celebración de este día, como recordar la relevancia de este elemento vital, concientizar la crisis mundial hídrica que estamos viviendo y a la vez generar el llamado a buscar medidas para alcanzar el desarrollo sostenible para todos en cuanto al acceso y saneamiento del vital elemento antes del año 2030. Sin embargo, esto no es una conmemoración más ni tampoco es una meta para 8 años, sino que es una necesidad de ultra suma urgencia, que de acuerdo a la tecnoestructura, distribución de la riqueza y la legislación de cada país, se distribuye entre población y actividades económicas, donde en algunos países el equilibrio de reparto parece justo, y en otros definitivamente el desequilibrio en cuanto al mal manejo y distribución, marcan la diferencia de la mal llamada línea de la pobreza de consumo humano.

La solución a lo anterior, al parecer, es de conocimiento común. Todos creemos tener la fórmula, muchos hablan de instrumentos legislativos, otros plantean determinaciones drásticas por parte de la autoridad, otros promulgan frenar la expansión industrial para detener el consumo indiscriminado del recurso por sobre el derecho de bebida humana, algunos hablan de aprovechar agua de océanos, separando las sales y convirtiéndola en agua para riego y bebida, y entre otras soluciones también hablan de recuperar la misma agua que utilizamos en procesos domésticos y algunos industriales para reutilizarla y volver a consumirla como acción sostenible y consiente hacia el ecosistema.

Anuncios

Sin embargo, ninguna de las infinitas fórmulas para sobrellevar esta compleja crisis hídrica mundial, puede sostenerse, sin cambiar nuestra mentalidad, generando retos estructurales desde la base de la sociedad, desde los pilares que sostienen el comportamiento humano, el que es el principal responsable del uso ineficiente de un recurso que antes parecía eterno, y hoy vemos cada vez más escaso e improbable. Sin ir más lejos, en el caso de nuestro país, tal como lo han señalado especialistas, se proyecta un posible razonamiento histórico para este año 2022 en ciudades de la Región Metropolitana, que nunca antes han pensado tener acceso limitado o por turnos, del agua que consumen en el cotidiano.

La concientización, basada en la educación ambiental como instrumento de transformación poderosa en la base de nuestra sociedad parece ser una pequeña luz de esperanza para generar soluciones estructurales a problemas estructurales y así unir definitivamente el conjunto de posibles acciones a la crisis hídrica, con la esencia misma de las personas, que al conectarse de manera consciente y respetuosa con el entorno, podríamos lograr el comienzo de un cambio positivo de paradigma para enfrentar como un componente más del ecosistema, esta condición de escasez hídrica o más bien escasez de conocimiento de lo frágiles que somos, por el hecho de no entender el rol que cumplimos en cuanto a proteger y no devastar los escasos recursos existentes que nos miran como intentamos sobrevivir en el escenario precario que nosotros mismos hemos construido desde la destrucción.

Cuidemos los recursos naturales no sólo conmemorándolos en un día, si no que en cada decisión que tomamos día a día.

 

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO