Día nacional de la miel: producción está a la baja desde hace diez años

apicultura

Esta fecha distintiva se celebra cada 6 de agosto como medida para fomentar su consumo gracias a las virtuosas propiedades que aportan para una buena alimentación y salud.


La miel está compuesta principalmente de fructosa y glucosa, además posee aminoácidos, minerales, vitaminas, ácidos grasos en pequeña cantidad y enzimas que la hacen un elemento favorable para ingerir, sin embargo, todo el producto de la colmena es positivo, ya que de ella también surge el propóleo y el polen.

En Chile la elaboración de este bien se ha visto golpeado de forma progresiva desde hace una década, siendo los más afectados los apicultores de pequeña escala, quienes poseen menos recursos para combatir las distintas problemáticas que inciden en las bajas.

Anuncios
El Pasaje Banner Large Anuncio

La apicultora de San Esteban y presidenta del Consejo Asesor Campesino de Indap, Amelia Muñoz, afirma que como apicultores están sobreviviendo. “Tenemos un 70% menos de producción en sectores ubicados en la cordillera, no obstante, en la costa hay una disminución del 50% por temas de humedad”.

Amelia explica que actualmente en la ciudad de San Esteban debiese tener los cerros llenos de una flor rastrera silvestre rosada que es pequeña la cual produce un buen néctar y permite que las abejas partan, (abeja reina comienza a poner sus huevos), pero al no estar la hierba florecida les perjudica. “Los espinos están tímidamente floreciendo, como entre el 2% y 3%”.

“Nosotros hace 10 años, como del 2010 empezamos a la baja lentamente, fue algo gradual hasta llegar a este punto donde estamos en una grave situación y lo más triste de todo es que a los apicultores no nos visualizan”, explica la apicultora.

Cristian Estrada

El fundador de Eficagua, Cristian Estrada, señala que si hay menos agua se tendrá una baja floración, lo que significa poco alimento para las abejas.

La proyección para la zona centro es de aridización, significa que ya no vamos a hablar de sequía porque esto se va a convertir en la nueva normalidad que es vivir con menos agua, así como le pasó a la cuarta región”.

Explica que este fenómeno se habla desde hace varios años y que en 2020 fue la primera vez que el bosque esclerófilo (zona central), el cual es el más resistente a la sequía comenzó a tener problemas de agua.

Las abejas usan el polen para fabricar su miel y eso depende de la presencia de flores. Si tenemos menos agua tenemos menos floración, y si hay menos floración hay menos miel y sin eso las abejas tienen pocos recursos, por ende, se verán afectadas, además las abejas usan el agua para otras cosas como regular la temperatura en sus cuerpos”, señala Cristian

Entre algunas de las alternativas que los apicultores han implementado, está el mover las colmenas hacia otros sectores para conseguir una mayor alimentación para la colmena.

Amelia señala que ella ha realizado 3 viajes al sur en épocas de verano, sin embargo, es una apuesta difícil de ejecutar.

“Las empresas grandes pueden buscar otro sitio al mover sus colmenas, ya que tienen camiones, gente, tienen los recursos para moverse. El irse al sur significa viajar por 3 meses y eso significa tener contratar gente para que te ayude, esto por lo bajo sale 3 millones, por eso es muy difícil llegar y salir, no todos podemos hacerlo. Es por esto que hay que apoyar a los apicultores de pequeña escala”.

Los 3 factores

Apicultores de San Esteban

El Fundador de la Escuela de Apicultura Natural Chile, Emanuel Canales, quien es apicultor y trabaja hace 18 años asesorando proyectos productivos en todo el país bajo su modelo natural regenerativo, posee un panorama bastante completo de la crisis que está afectando al rubro.

“Las producciones efectivamente están bajando a niveles bastante preocupantes, estamos hablando de un promedio de elaboración que van desde los 8 a los 13 kilos por colmena al año, cuando en realidad esos niveles deberían ser de 30 a 40 kilos”, explica Emanuel

Por otro lado, indica que en cuanto a niveles de mortalidad de las abejas que eran considerados normales hace 15 años era de un 10% y hoy oscilan entre 40% y 50% promedio.

“Tenemos una alta tasa de muerte en colmenas en los países del cono sur, donde en Chile, Argentina, Perú, Brasil y Uruguay pueden llegar incluso al 80%”.

Si bien, se habla bastante que el cambio climático es el agente que ha desencadenado la baja de producción de miel y defunciones de las abejas, Emanuel señala que son 3 los factores que inciden en ello.

Aclara que el primero es el calentamiento global con el proceso de desertificación. “La semana pasada estuve en Casa Blanca con apicultores y los cerros están llenos de peumo muerto, que son árboles que están adaptados a la sequía, no hay nada que hacer. La disminución de las precipitaciones es en todo el país”.

Señala que al no haber suficiente acumulación de agua las flores aparecen de igual manera, pero ofrecen menos néctar.

La siguiente problemática es el modelo extractivista, patrón económico de producción de América Latina el cual es la explotación de recursos naturales de forma indiscriminada bajo una mirada nada sustentable. “Me refiero a la industria forestal que la remplaza la vegetación por pinos que no produce nada para las abejas”.

Señala que las abejas necesitan muchas flores y también diversidad de flora la cual entrega una ingesta de múltiples fuentes, aportes de néctar y polen porque dependiendo de la especie hay distintas concentraciones de minerales, vitaminas, aminoácidos, entre otros.

“El avance de la industria forestal y agroindustrial, es decir destrucción de ecosistemas para remplazar por monocultivos generando una pérdida de la biodiversidad, por lo tanto, las abejas ya no tienen una adecuada alimentación, pasan a tener monodieta, además es un alimento que carece de nutrientes

Afirma que bajo este modelo hay menos minerales presentes en el polen y el néctar originando abejas desnutridas, ya que tienen una fuente de consumo de mala calidad, la cual provoca patologías en su sistema digestivo que termina aniquilando a miles de colmenas todos los años.

La tercera problemática viene a ser la apicultura debido a la práctica industrial convencional. “La principal enfermedad de las abejas es Varroa Destructor, es un ácaro que ataca a las abejas y las mata. Para combatirla se aplican insecticidas a las colmenas, entonces las abejas están expuestas a ello y eso es terrible porque mata a las Varroas, pero también disminuye la población de abejas, ya que ataca su sistema inmunológico, es bastante desastroso”.

Por otro lado, explica que hay prácticas de manejo como por ejemplo el tema de la alimentación, donde se remplaza la miel por la azúcar.

“La miel está fundamentalmente constituida por fructosa y glucosa (monosacárido), la remplazan por azúcar que es un disacárido, la abeja tiene que gastar proteína para poder asimilar y eso genera déficits nutricionales que son nefastos para las abejas. En el fondo en toda la apicultura se aplica un modelo industrial que tiene prácticas de producción que son sumamente nocivas para las abejas, entonces finalmente los propios apicultores con la mejor intención del mundo terminan afectando a su propia sobrevivencia”.

Elegir la miel correcta

Emanuel Canales

El Fundador de la Escuela de Apicultura Natural Chile, señala que cada vez hay más información de productos adulterados. “Desconfíen de cualquier miel muy barata, porque ahora existen muchas que son corrompidas en el mercado, hay algunas que son una mezcla de fructosa, azúcar y con un montón de elementos que no son el producto finalmente”.

Por otro lado, señala que este endulzante natural tiene una capacidad de absorber y retener cualquier elemento extraño, entonces cuando se le meten productos químicos, antibióticos e insecticida a la colmena, la miel absorbe.

“Hay mucha gente que produce una cantidad de miel extraordinaria que la tienen que malvender a bajo precio porque tienen que hacerles la competencia a los productos adulterados, hay que priorizar calidad sobre precio”, señala.

Por otro lado, Emanuel señala que todo el producto de la colmena es positivo, el polen tiene todo el complejo vitamínico D, tiene los 28 aminoácidos esenciales, tiene una brutalidad de minerales y además tiene algunos carbohidratos, el polen es un superalimento.

En cuanto al propóleo, afirma que es una medicina que sirve para combatir resfriados, gripes, afecciones a la garganta, elimina caries, es cicatrizante, entre otros beneficios. Este elemento lo producen las abejas a partir de las resinas de ciertos árboles.

Por último y no menos importante está la miel, que es un 70% de fructosa y glucosa, monosacáridos que son de absorción directa, son azúcares muy asimilables por el cuerpo y al mismo tiempo tiene minerales y proteínas por las partículas de polen.

Está comprobado que las propiedades medicinales de las plantas de donde las abejas extraen el néctar se ven potenciadas en el producto que fabrican. Son azúcares mucho más sanas y fáciles de asimilar que la sacarosa que podemos comprar en el supermercado”, sentencia.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio