¿Qué ha pasado con la innovación alimentaria en tiempos de COVID-19?

CREAS_Dominique Naves

Compartir publicación:

Por Dominique Naves
Gestora de Proyectos de CREAS
MSc. Ingeniera Agrónoma


El contexto sanitario a nivel mundial producto del COVID-19­ demostró que ningún país estaba preparado para una crisis de tal envergadura: en sólo un par de meses, quedó al descubierto la fragilidad de la economía y de la cadena de suministro alimentario. Sin embargo, esta es una gran oportunidad para replantear las capacidades presentes y generar mayor inversión en investigación y desarrollo a nivel nacional e internacional.

Para los empresarios y emprendedores de alimentos, la pandemia se convirtió en el puntapié inicial necesario para desafiar lo conocido e innovar, con el fin de solucionar algún problema existente dentro de sus procesos productivos o para crear un nuevo producto.

Anuncios

En este sentido, es importante resaltar que las soluciones u oportunidades existentes presentan una alta incertidumbre técnica y cuentan con un elevado mérito innovador, como, por ejemplo, los alimentos veganos, libres de sellos, sin gluten, o incluso los alimentos desarrollados a partir de los descartes agroalimentarios. Sumadas a estas innovaciones, con el nuevo estilo de vida en confinamiento, se han identificado nuevas tendencias y desafíos a resolver, principalmente asociados a la extensión de la vida útil de los alimentos y a la ingesta de productos que generen algún beneficio a la salud, como, por ejemplo, alimentos ricos en Vitamina D, C, entre otros.

Chile cuenta con una diversa y amplia carta de productos alimenticios innovadores, lo que demuestra que la industria nacional cuenta con capital humano avanzado y con un alto nivel de competencias en  el desarrollo de tecnologías, factores que han incidido en la agregación de valor a los alimentos actuales. Paralelamente, el mercado se ha vuelto altamente exigente, demandando alimentos que tengan buen sabor, sean nutritivos, saludables y nutracéuticos. Estos escenarios fomentan la evolución de la industria alimentaria chilena, propiciando el desarrollo competente y nuevas oportunidades en diferentes mercados.

Asimismo, en el ecosistema innovador nacional se han generado múltiples redes de colaboración, donde distintos organismos se han visto beneficiados al momento de compartir o aportar materias primas, metodologías, asesorías especializadas y conocimiento sobre tecnologías avanzadas. Mientras más redes surjan, mayor impacto y fortaleza tendrá el ecosistema ante periodos de crisis.

En la red actual de innovación en alimentos de nuestro país, el Centro Regional de Estudios en Alimentos Saludables -CREAS- se posiciona dentro del ecosistema a través del desarrollo de prototipaje alimentario, otorgando apoyo a emprendedores, empresas y asociaciones del rubro para identificar oportunidades y desarrollar soluciones a problemas de la industria alimentaria. Desde el 2011, el centro ha conformado una red consolidada de trabajo junto 180 empresas y, durante el año 2020, el 55% de sus asociadas fueron empresas lideradas por mujeres, desarrollando iniciativas en seis regiones del país; otorgando una mayor visibilidad, tanto a las empresas colaboradoras, como  a las capacidades tecnológicas del centro.

Las  pymes y grandes empresas que deseen innovar junto a CREAS, pueden hacerlo a través de dos vías de financiamiento: como servicio privado o mediante un subsidio, proveniente principalmente de entidades como FIA y Corfo. En este último caso, los recursos financieros se obtienen mediante la postulación y posterior adjudicación de un proyecto con alto mérito innovador. La innovación en períodos de crisis es posible, y sus proyectos pueden concretarse junto a nosotros. Ingresa a revisar nuestro sitio web para descubrir cómo: www.creas.cl

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO