Qué hacer cuando las emociones no te dejan tomar decisiones

photo-1541199249251-f713e6145474

Dos docentes de la región entregan sus apreciaciones para el control y resolución de conflictos internos que experimentan pymes y grandes empresas debido al estado sanitario.


La situación pandémica actual sugiere un futuro incierto para las organizaciones por los constantes vaivenes entre fase 1, 2 y 3. Esta realidad repercute en la toma de decisiones que enfrentan los dueños de negocios teniendo que realizar significativos procesos de restructuración financiera o el implementar medidas de reducción en gastos para proteger el negocio.

Muchas instituciones se han adaptado con facilidad al cambio, sin embargo, otras presentan dificultades y han tenido que hacer varias acciones cómo reinventarse de golpe para poder continuar. Estos actos generan distintos tipos de emociones en las personas involucradas con emprendimientos debido a lo ambiguo del porvenir que presenta el comercio.

El dueño del bar nocturno Río Mágico, Jorge Díaz, afirma que debió incursionar en pedidos para llevar. “Digitalizamos toda la carta y nos asociamos a aplicaciones, cosa que no me gusto porque tenían demasiada comisión, así que empecé con repartos por mi cuenta. Fue un cambio que debí hacer porque iban pasando los meses y no estaba ganando nada, entonces claramente te estresas”, señala.

Frente a esa situación, la directora nacional del Colegio de Psicólogos de Chile, Lillian Pérez, se refiere al estado de aquellos empresarios .“Las emociones son inherentes al ser humano, por lo tanto, en cada acto que nosotros realizamos hay un sentimiento. Hoy, como estamos frente a tanta incertidumbre la mayoría están asociadas al temor, al miedo, a lo que va a ocurrir”, comenta.

La coordinadora del Observatorio de Responsabilidad Social PUCV, Gladys Jiménez, también se refiere al tema. “La cultura nos enseña a guardar nuestras emociones, pero estas brotan espontáneamente. El ser humano es sintiente y pensante, y desde ese punto de vista muchas veces es incontrolable porque sentimos rabia, impotencia, nos sentimos disminuidos y a veces humillados”, señala.

Consejos

Lillian explica que todas las decisiones con base emocional puede que no sean las acertadas debido a que están teñidas por sentimientos. “Una cosa es lo que yo siento, la otra es la que pienso y de ahí surge el cómo puedo combinar estos dos elementos”, opina.

El enfrentar procesos difíciles es parte del emprender, no solo en tiempos de pandemia. Es por ello, que ambas docentes dan a conocer algunos consejos para aplicar a la hora de determinar algún acto, y que este no sea precipitado producto de los sentimientos que se tienen en el momento.

El primer punto para tratar temáticas en de esta área sería poner atención en la inspiración y exhalación de uno. Gladys explica que centrar la atención en ello, ayuda a la calma. “La respiración está contigo, es un proceso que te ubica en el aquí y ahora. Si tú respiras profundo y luego empiezas a ampliar ese conocimiento para darte cuenta de la emoción que está en ti. Qué es lo que estás sintiendo, cómo lo estás sintiendo y eso es tremendamente importante reconocer.”, explica.

Otro punto que destaca Gladys es la verbalización entre dos partes para compartir experiencias. “La comunicación prosocial es muy interesante porque se trata de dialogar con alguien, incluso en situaciones de conflicto donde uno hace el ejercicio de estima voluntario por el otro y buscamos los puntos de encuentro”.

Lillian por su parte, habla sobre el trabajo en equipo, el cual afirma que es fundamental en cualquier situación que involucra al emprendimiento. “Puedes contar con tu compañero, colega, amigo y familiar para conseguir ayuda, además de considerar su opinión sobre las decisiones de una iniciativa. Que esta no se haga de manera individualizada. Se tiene que involucrar al entorno, el cual dará distintos puntos de vista y tras ello consensuar”, comenta.

Pese a las cosas negativas que tiene la pandemia Lillian destaca lo bueno que ha salido de todo esto. “He visto mucha sinergia, mucho emprendimiento, cosas nuevas, una reconstrucción y resiliencia. La gente quiere hacer cosas y ocuparse, porque yo creo que uno de los grandes desgaste que ha tenido la pandemia ha sido lo psicológico, el estar encerrado”, termina.

Mariaignacia Moreno

Mariaignacia Moreno

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO