Sergio Flores, socio fundador Demafront: “Para emprender hay que estar siempre alerta a las oportunidades y muy informado”

Todos los derechos reservados.

Sergio Flores Urquiza es Ingeniero Civil Industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y formó parte de la primera promoción en el año 1970.  Hace 41 años se desempeña como profesor titular en la Escuela de Ingeniera Industrial de la casa de estudios donde se formó y hace 5 años, es socio fundador y gerente general de Demafront, empresa que busca incrementar la rentabilidad de sus clientes a través de la gestión eficiente de su cadena de suministro. Te invitamos a conocer su historia. 

Antes de ser profesor en la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso, Sergio Flores se fue a vivir a Santiago al poco tiempo de egresar para comenzar su vida laboral. Una etapa que también vivió en Venezuela por un año.

En 198o se integró a la Escuela de Ingeniería Industrial donde, entre otros desafíos, le tocó enseñar un curso en el ámbito de planificación de operaciones, planificación de producción y administración de la cadena de suministro. “En ese contexto postulé a un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) y me lo gané. El proyecto estaba orientado en generar tecnología para los que aplicaba en clases entonces después de ese proyecto seguimos trabajando, ya que  a diferencia de otros fondos, el objetivo es transformarse en empresas o hacer transferencia tecnológica”, explica Sergio.

Así fue como en 2016, al alero de la universidad, se comienza a gestar la spin-off con 12 a 14 personas, entre ellos, ingenieros civil informáticos e ingenieros civil industriales.

Demafront se centra en entregar un servicio a la empresas en temas de planificación de inventarios, planificación de producción, planificación de compra, abastecimiento y planificación de distribución. “Si tuviéramos que resumir estos problemas en la empresa, planificación significa comprar lo suficiente a tiempo a modo que haya suficiente inventario, pero el justo y necesario, para que signifique un costo extra”, detalla Sergio, respecto a la situación con grandes empresas.

Mantener ese equilibrio no es fácil, si se habla de compañías con miles de productos distintos y en varias sucursales, ya que el comportamiento de ventas en distinto, entonces Sergio logra con esta tecnología tomar toda la información que tiene la empresa y, en base a modelos matemáticos que sugieren el nivel de compra, se define cuánto tener de cada uno para un buen servicio y cuándo abastecerse o distribuir a los puntos de ventas para que no haya exceso ni déficit en ningún momento.

“Hoy se están dando las condiciones para seguir creciendo. Las empresas más que nunca necesitan optimizar y ahora con el poder de los computadores (velocidades razonables), conocimientos y acceso de datos,  es muy contingente y se tiene la presión de ser más eficiente: Tener mayores ingresos, con un menor costo en inventario“, explica el socio fundador de Demafront.

“El proceso de emprender, es lento, hay que estar siempre alerta a las oportunidades y muy informado.  pero ya pasamos lo que se denomina “Valle de la Muerte” en el emprendimiento, dice sonriendo Sergio. “Este año ha sido más complejo, pero hemos podido mantenernos y pasar este temporal”, agrega.

Academia y emprendimiento 

Fuente: VRIEA PUCV

Compatibilizar su pasión de educar con iniciar un emprendimiento no fue tarea fácil, ni algo de un día para otro. Primero trabajó solo, durante 25-30 años, investigando y dirigiendo proyectos de alumnos que se titulaban con estos temas.

“No partí 5 años atrás, me gustaba ser guía de esas áreas y le dedicaba mucho tiempo, a veces otros profesores me decían que ayudaba mucho a los estudiantes, pero yo me involucraba porque me gustaba y nunca pensé crear un emprendimiento, fue algo que surgió de repente y después que terminé el Fondef incluso, me di cuenta que consideran como exitosos aquellos que terminaban en empresas”, cuenta el profesor.

Como ingeniero, es algo que le satisface y le gusta. Ver que las cosas funcionan en el mundo real, lo que lo llevó a consolidar el equipo y crear herramientas de software para consolidar Demafront.

“Ha sido un ambiente distinto, una inversión de tiempo diferente, pero ya no investigo solo con un estudiante a la vez, ahora lo hago con un equipo bien sólido y con harta juventud que ha sido de harto apoyo y equilibrio a mi experiencia. Ellos tienen la capacidad para programar, tenemos el apoyo de distintos software y estamos contentos con ello, con crecer. Ser docente y emprender a la vez no es fácil pero hemos sobrevivido al temido Valle de la Muerte, y con clientes muy contentos, que es lo más importante”, expresa Sergio.

Fuente: VRA PUCV

Hoy enlistan entre sus clientes a Ilko Virutex, que los llevó desde su planta en Chile a su planta en Colombia, a la Viña Santa Rita y Viña Ventisquero, ICB (que es una empresa importadora de alimentos que venden a supermercados) y varias otras como IST, que en sus sucursales de Viña del Mar, Santiago y Concepción, manejan la compra y distribución de medicamentos a los distintos hospitales y puntos de atención y WOW, a quien planifican la compra de celulares y presentan una propuesta de distribución para sus 300 puntos de ventas.

“Fuera del Fondef, la Universidad nos ha colaborado prestando una oficina durante 3 años, un espacio de 40mt2 y hace un año nos independizamos. Por otra parte, también postulamos a un proyecto Corfo de $60 millones y ese ha sido el financiamiento, porque intentamos levantar un segundo fondo con la corporación, pero que buscan emprendimientos de crecimiento explosivo con varios miles de clientes y lo nuestro aún es de bajo o mediano perfil”, cuenta el gerente general de Demafront.

Sergio manifiesta que su forma de mantenerse ha sido gracias a la recomendación entre los propios clientes, y en eso, estar con algunas marcas importantes ha sido clave y es una muy buena carta de presentación. Va mejorando la credibilidad y hay mercado.

“Peco de modesto en mis clases y no trato de hablar mucho de mi proyecto, aunque me doy cuenta que los alumnos saben que existen, porque es un orgullo y, de hecho, recibí un reconocimiento el pasado mes de enero. Fui premiado por sobresaliente desempeño en el desarrollo de tecnologías de alto nivel en categoría spin-off.  Mi estilo de clases es más bien enfocado en aspectos conceptuales y aplicación con ejemplos reales, pero no les cuento mucho de Demafront… quizás debería hacerlo, no lo sé“, responde muy reflexivo Sergio.

Katherine Quezada

Katherine Quezada

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO