Ignacio Narváez, cofundador Upcycling Chile: “Ayudar al ecosistema de reciclaje se ha transformado en mi propósito de vida”

upcycling_MI-Ignacio Narváez

Ignacio Narváez es un apasionado por contribuir al medioambiente. Como profesional y emprendedor hace sólo un año, ha logrado obtener importantes reconocimientos y la validación más importante, la de sus clientes fieles. A través del reciclaje de tapas de botella han creado innovadores productos que esperan prontamente comercializar en todo Chile y Latinoamérica. Te invitamos a conocer esta mente inspiradora de nuestra región de Valparaíso.

Sin darse cuenta en cada una de sus etapas, Ignacio Narváez, se fue vinculado desde pequeño al cuidado del planeta. En enseñanza básica a través de una disertación en la que escogió hablar sobre el calentamiento global y en su decisión de estudiar Ingeniería Industrial con mención en Energía y Medioambiente en la Universidad Adolfo Ibáñez entre 2012 y 2016.

Siempre le llamó la atención la energía renovable y sustentabilidad, pero el clic recién lo hizo con un viaje a Australia (2017), donde vio muchos contenedores de residuos de alto impacto, que en Chile no se observaban.

Anuncios
El Pasaje Banner Large Anuncio

Así fue como en retrospectiva y luego de trabajar un año para juntar dinero y ver qué podía hacer para colaborar en el ecosistema de reciclaje en Chile comenzó a pensar en todos los patrones que lo alejaban un poco de cargos vinculados a su profesión.

“Con mi socio y dos amigos más partimos con algo nada que ver a lo de hoy: un basurero compresor de desechos para mejor la logística de las casas. Con un par de focus group e investigación de mercado cachamos que no era algo que agregaría tanto valor, y de hecho hoy se encuentran en el ratail; Entonces dijimos ¡filo, un servicio de reciclaje a domicilio, pero el mercado estaba lleno! y ahí después de mucho pivotar nos preguntamos qué estaba ocurriendo con los plásticos, ya que surfeábamos y veíamos muchos desechos. Desde ahí, ayudar al ecosistema de reciclaje en Chile se ha transformado en mi propósito de vida, es algo que me gusta y siento que puedo aportar”, relata Ignacio.

Camino hacia su propósito

Una Open Source holandesa, organización que abre planos gratuitos a todo el mundo para construir máquinas de reciclaje a nivel casero/domiciliario, le permitió partir con la idea actual de emprendimiento. Y es que fueron tres factores los que motivaron el acelerado desarrollo del proyecto: la morfología larga de Chile,  que casi toda la capacidad instalada está en Santiago y un tema cultural en Valparaíso por la falta de regulación de micro basurales, industrias y playas.

De esta manera, en julio de 2019 se conforma Upcycling Chile, y en diciembre del mismo año, con motivos de navidad, comenzaron a vender los primeros productos reciclados: unos innovadores juegos de cachos, que son propios de esta empresa de la región de Valparaíso.

«Los primeros resultados fueron fruto de involucrarse en el ecosistema, investigar, utilizar la metodología Lean Startups, ir probando y tener resiliencia (ya que las cosas casi nunca salieron como lo planeábamos, porque es difícil anticiparse al futuro). Y bueno, lo más complejo sigue siendo el financiamiento, porque no estar bancarizados o ser del área de innovación hace más complejo acceder a créditos o fondos de gobierno», comparte Narváez.

«Son muchas cerradas de puertas en la carta y la inversión de tiempo es gigante, hemos postulado a cinco fondos de Corfo y nada, y en los Pitch nos han dicho que no es innovador, entonces el primer aprendizaje importante que rescaté es no hacer caso, seguir adelante con el proyecto buscando siempre alternativas porque hay créditos baratos, financiamiento privado y concursos. Escuchar, pero no sobredimensionar un no, hacerme amigos de ellos y aprender de ellos», agrega.

Bajo esta reflexión, en su primer año de emprendimiento, Ignacio junto a su compañero lograron obtener en paralelo a sus postulaciones a fondos públicos el premio Ballantines – Vive tu Sueño como tú quieras –, uno de innovación abierta de Quintil Valley que les permitió asociarse con el Instituto de Seguridad del Trabajo (IST) y el premio Youth Action Net, YAN Chile 2020, entregado por la Universidad Andrés Bello y AIEP ; que tiene por objetivo reconocer anualmente las mejores iniciativas sociales o medioambientales de jóvenes de entre 18 y 29 años que buscan impactar de manera positiva su entorno.

Respecto a su experiencia con YAN Chile, Ignacio relata que una fellows del programa (ganadora de años anteriores) tiene un proyecto muy similar con el que había sido ganadora el 2019, entonces como estaban en la misma línea, postuló en representación de Upcycling Chile.

«Pasé a la etapa de preselección nos dieron un coaching bastante bueno y que valoro harto, porque nos dio herramientas para seguir en la senda del emprendimiento y tener sentido de pertenencia al reunirte con personas que están en la misma que tú, y bueno, ahí fue como avancé y quedé entre los 10. El camino del emprendedor a veces es super solitario y tener una red es super importante para el negocio en sí y para tu mente y estabilidad», comparte Narváez.

Aunque este premio llegó a representar uno de los puntos relevantes del emprendimiento para Ignacio: formar redes, valora y enfatiza que «Lo más importante para nosotros es el reconocimiento de nuestros clientes que nos compran, nos quieren y  nos envían mensajes ¡Diría que lo más importante es su cariño!,  y también el apoyo de los medios de comunicación que han apoyado en la difusión».

Crecimiento de Upcycling Chile

Hoy a punta de esfuerzo, Ignacio ha logrado desarrollar junto a su equipo máquinas propias, lo que le ha permitido ampliar la ventas, llegar a empresas y proyectar un escalamiento de su producción a nivel nacional y en Latinoamérica, como así también ampliar los materiales reciclados para dar nueva vida a varias materias presentes en el ecosistema.

Para lograr su objetivo, y fiel a la importancia de las redes, Upcycling Chile mantiene alianzas estratégicas con la Municipalidad de Villa Alemana, IST, personas, clientes y puntos de reciclaje de la región, con un flujo de ingreso de alrededor 150 kilos mensuales.

«Del total de tapitas recolectadas, las pesamos y donamos a $300 pesos el kilo a las Damas de Café, en ayuda a niños con cáncer y el 5% de las ventas irá desde ahora directamente a la Fundación. Consideramos que es la nueva forma de hacer negocio y que debe adoptarse en nuestro país», asevera Ignacio.

Actualmente, Upcycling Chile tiene set de juego de Cachos de 4 y 6, posavasos redondos y cuadrados y en abril, con el apoyo de una practicante de Diseño de la Universidad Técnica Federico Santa María, esperan lanzar un nuevo kit de materiales reciclados.

«En el mundo del reciclaje, reflexionar y evitar la contaminación es uno de los principios más importantes, pero aún hay una cantidad enorme de material que tiene que ser reutilizado y reincorporado a la economía. Es un mercado incipiente en Chile, con mucho que hacer, y espero la verdad quedarme sin pega en ese sentido y me voy a reinventar, lo sé. En un estudio reciente que leí, dice que con la tecnología actual y las 3R (reducir, reutilizar, reciclar) podemos reducir en un 80% la basura de aquí al 2050. Por lo menos 30 años más, así que ojalá seguir creciendo porque hay materiales que por años han estado en el planeta y para ganar el partido, que estamos perdiendo, es importante que nuevos emprendedores se motiven y seguir, seguir con este anhelo», concluye Ignacio Narváez.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

Esta iniciativa cuenta con el financiamiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno y el Consejo Regional de Valparaíso

logo FMED
Concejo regional de Valparaíso