El Pasaje Banner Large Anuncio

Evento aborda los desafíos para lograr un modelo económico sustentable, colaborativo e innovador

CONTENIDO_LA QUINTA EMPRENDE (1)

El jueves 12 de noviembre, en el marco del evento Participación Ciudadana para una Nueva Economía en Chile, del Foro de Nueva Economía e Innovación Social (NESI) Chile 2020, la gerenta de innovación de Corfo, Rocío Fonseca, y el fundador y director de Nesi, Diego Isabel La Moneda, abordaron los desafíos y pasos a seguir para direccionar a la sociedad hacia un modelo económico sustentable, colaborativo e innovador.

Se proyecta que para 2020, el 35% de la población de América Latina y El Caribe se encontrará por debajo de la línea de pobreza, con 83 millones de personas en condiciones de pobreza extrema (CEPAL, 2020). Asimismo, el reporte United in Science 2020 de la Organización Meteorológica Mundial de Naciones Unidas apunta a que el período 2016-2020 será el quinquenio más cálido jamás registrado a nivel mundial. Estas cifras de desigualdad social y crisis climáticas motivaron el conversatorio de este jueves, que tenía como fin pensar en conjunto cambios sustanciales al actual modelo económico. Ver cómo innovar.

En el punto de inflexión social y político en el que se encuentra Chile desde finales de 2019, donde prima la participación ciudadana, la gerenta de innovación de Corfo ve oportunidades para innovar, pero para ello es necesario hacer un cambio de mentalidad. “Generalmente, la innovación es la mayor amenaza al status quo: si cambias las reglas del juego, tiritan las esferas de poder. Veo de manera positiva el momento en el que estamos como país. Más que romper un sistema, hay que crear uno nuevo, hay que correr distinto”, explica Rocío Fonseca.

Anuncios

La Nueva Economía pretende situar a las personas y al planeta al centro del modelo: desde emprendedores, pasando por empresas e impactando en las gobernaciones locales y nacionales. En palabras de su fundador Diego Isabel La Moneda, la edición anterior relevó una apreciación común sobre organizarse y construir un país y un planeta más integrado a través de la Nueva Economía y la Innovación  Social: No vivimos una era de cambios, vivimos un cambio de era.

Idear para accionar

Si en el contexto de pandemia solo tomamos medidas para volver al modelo económico en el que estábamos, sería como tomar un paracetamol: el dolor se va momentáneamente, pero la enfermedad va a volver a reventar. Tienes que pensar cuáles hábitos de fondo tenemos que cambiar para estar sanos: cambiar nuestra forma de consumir hacia una más sustentable, por ejemplo”, explica el fundador y director de NESI, Diego Isabel.

Para Estuardo Fuentes, coordinador general de NESI  Chile, implementar una Nueva Economía en Chile depende de tres factores: encontrarse, incidir y ser consecuentes.

  • Primero, es fundamental reconocer a las organizaciones que la componen, “vernos los rostros y desarrollar sinergias entre las entidades que fomenten una economía más justa. Estudiar el movimiento, generar evidencia de su impacto e incentivar la colaboración de ese entramado de organizaciones es apostar para que dicho ecosistema se consolide y continúe creciendo”, explica.
  • Segundo, es imperante incidir en políticas públicas que faciliten herramientas e instrumentos, tanto educativos como financieros, que promuevan el desarrollo de actividades en los territorios bajo una mirada de sostenibilidad, regeneración y bienestar, tanto humano como ambiental.
  • Por último, es necesario reflexionar y ser consecuentes con nuestras decisiones de consumo y del trabajo que realizamos. “Cada acción que tomamos tiene impacto en alguna persona o en el planeta, es por ello que somos corresponsables del presente y futuro de nuestro país y del mundo entero”, enfatiza Estuardo Fuentes.

Innovar para avanzar

Para poder implementar cambios innovadores que apunten a una economía más sostenible y con el bienestar humano en el centro, es imperante el apoyo de gobernaciones locales, nacionales y de tomadores de decisiones. Esto es difícil por el miedo a reinventarse y a salir del paradigma en el que se encuentran. “Ese es el principal problema de los partidos políticos, por ejemplo, que son estructuras muy verticales y jerarquizadas. Esto les impide interactuar de manera horizontal y colaborativa con otras organizaciones. Asimismo, son estructuras diseñadas para defender una ideología determinada, no para desaprender y dejar espacio a nuevas ideas, como la innovación”, explica Diego Isabel La Moneda.

Tenemos la posibilidad, a través de la innovación, de cambiar paradigmas y rediseñar una economía sostenible; es decir, que adicional al desarrollo económico, se generen externalidades positivas sociales y medioambientales, que contribuyan a garantizar las necesidades del presente sin comprometer a las generaciones futuras”, afirma Rocío Fonseca, gerenta de innovación de Corfo.

Las líneas temáticas sobre las que se están trabajando son:

○          Ciudades y hábitat sostenible a escala humana, integradas, inclusivas y con servicios accesibles que conserven el sentido de pertenencia, las prácticas y valores de los pueblos originarios.

○          El futuro del agua y de los recursos hídricos, con un nuevo marco legal que reconozca el derecho al agua, la protección de los glaciares y una gestión integrada de cuencas.

○          Soberanía alimentaria, que integra agricultura familiar campesina con huertos urbanos y techos cultivados, permitiendo una alimentación saludable.

○          Futuro del trabajo, donde se reconoce la importancia de terminar con dinámicas de explotación e incentivar el trabajo cooperativo.

○          Futuro de la energía, con soberanía energética y descentralización, con redes inteligentes de generación distribuida, basada en fuentes renovables y altos niveles de eficiencia, libre de combustibles fósiles, con grandes avances en electromovilidad y donde el Estado juega un rol clave en el financiamiento para la aceleración de esta transición.

○          Futuro de las finanzas, donde se sitúe el bienestar y la dignidad de las personas y los ecosistemas al centro de la economía.

“Nos da mucho miedo romper la narrativa, seguimos limitados por terminologías muy antiguas, como el capitalismo. No podemos crear nuevas ideologías una tras otras, pero sí tener valores y objetivos claros. Si la economía tiene como objetivo el bienestar humano y la sostenibilidad del planeta, iremos por buen camino”, da cuenta el director de Nesi, Diego Isabel.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO