El Pasaje Banner Large Anuncio

Opinión: ¿Qué prefieres?… ¿El verde, el azul o el negro?

2

Compartir publicación:

Ante la oleada de información del hidrógeno verde que hemos estado presenciando estos días, vale la pena recordar y/o conocer que podemos encontrar tres tipos de hidrógeno, unos más limpios que otros, el verde, el azul y el negro, dependiendo de su fuente de origen.

Esto nos obliga a ir un poco más atrás, tenemos distintos tipos de energías, las primarias que son las fuentes, luego las secundarias como la electricidad, posteriormente disponemos de procesos de conversión usando distintos métodos y finalmente nos volcamos al verde o al azul o al negro, este último con reticencia.

Las energías primarias involucran a las clásicas y satanizadas, a saber, carbón, gas natural, petróleo, etc. Y también están las más limpias y amigables con el medio ambiente: solar, eólica, hidráulica, biomasa, etc., junto con sistemas híbridos.

Anuncios

Si nos vamos por el lado más oscuro, es la obtención de hidrógeno negro, utilizado para capturar carbono. Este combustible proviene del gas natural y de combustibles fósiles en general, mediante conversión termoquímica, es factible producirlo ya sea por termólisis, por gasificación, por oxidación parcial, etc.

En el caso del hidrógeno azul, también se puede obtener a partir de combustibles fósiles, gas natural, biomasa (metano, biogás etanol, etc.). Y si se genera con gas natural, este no se liberaría a la atmósfera, por ende contribuiría a las reducciones de gases efecto invernadero (GEI).

Las energías renovables se utilizan para generar electricidad y también para calefacción, climatización, etc.; como ocurre con el biogás, bioetanol, biodiesel, etc. mediante conversión electroquímica las que generarán hidrógeno verde por métodos de electrólisis o fotólisis, el biodiesel de algas, el biogás y otros biocombustibles, a través de procesos bioquímicos como biofotólisis o fermentación también nos abastecerán de hidrógeno verde.

Este elemento químico es el más abundante del planeta, pero no está disponible como molécula en ningún yacimiento (como en las faenas mineras con el cobre, por ejemplo), por tanto hay que obtenerlo de otras fuentes, como las indicadas en los párrafos precedentes.

Ahora bien, la principal fuente es el agua, que por medio de electrólisis o fotólisis es factible obtener hidrógeno.

En el proceso de electrólisis, se utiliza un electrolizador, el cual extrae el hidrógeno del agua generándose solo vapor de agua, sin quemar ningún combustible nocivo, he ahí que se le considere como limpio.

¿Dónde estamos usando ahora el hidrógeno? en fertilizantes principalmente a partir del hidrógeno negro.

Y la pregunta que viene a colación es: ¿por qué usar hidrógeno verde y no seguir solo con las renovables como solar y eólica?

El sentido común nos señala que estas son intermitentes, no están las 24 horas disponibles, por tanto el hidrógeno tiene la ventaja de poder almacenarse y distribuir energía. Empleándose no solo para electricidad, sino que para elaborar productos químicos, se puede hacer también combustión mixta, y los más visibles asociados al transporte de vehículos y trenes (UE, 2020).

Al hacer un poco de benchmarking, nos damos cuenta que la Unión Europea presentó hace tres meses su plan para alcanzar en 2050 la sustitución de energías no renovables por hidrógeno verde y azul que sean más limpias. Y al profundizar un poco más los análisis, se pondrá en marcha la generación de hidrógeno este año 2020, y ya disponen de una abundante inversión al 2030 cercana a los US$50.000 millones.

 Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.

Miguel de Unamuno.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

Esta iniciativa cuenta con el financiamiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno y el Consejo Regional de Valparaíso

logo FMED
Concejo regional de Valparaíso