El Pasaje Banner Large Anuncio

Opinión: A por esas reactivaciones

Martin Davis

Compartir publicación:

Martín Davis
Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica
Vicerrectoría de Investigación e Innovación
Universidad de Valparaíso

Hace un tiempo atrás el Ministerio de Economía consolidaba uno (o varios) anteproyecto(s) destinado(s) a sentar las bases necesarias para dar impulso a un sistema de fomento a la Innovación y la Transferencia Tecnológica. Lamentablemente el esperado proyecto de Ley no llegó a ver la luz, y como muchos más, pasó a hibernar junto a otras iniciativas, producto del estallido social y la pandemia.

Pero los motivos que hicieron dormir a esta propuesta son también los que justifican la necesidad de su reactivación. Un proyecto de esta categoría tiene como piedra angular el deseado cambio en la matriz productiva de Chile, y el tránsito hacia una economía que se enfoque en la transferencia o intercambio de conocimiento, de la mano de servicios especializados consolidados, dejando atrás ese extractivismo al que tan aferrados estamos.

Anuncios

Tanto el estallido social como la pandemia nos enseñan que la dinámica de generación y eliminación de empleos es feroz, y responde rápidamente ante aquellos estímulos que la gobiernan. De esta forma, no es baladí pensar en la generación de un sistema que fomente la innovación y la transferencia de tecnologías, porque es aquello lo que estimulará el emprendimiento, que hoy vemos se ha transformado en la vía idónea que los chilenos y chilenas tienen para hacer frente a la desaparición de millones de empleos producto de los fenómenos que nos ha tocado vivir últimamente.

Lo que no podemos dejar de tener a la vista, es que estos fenómenos se hacen cada vez más frecuentes, y las personas debemos ser capaces de responder de manera rápida a estas vicisitudes. De esta forma, creo oportuno pensar que la reactivación del trabajo en torno a un proyecto de ley que se ocupe del fomento a la innovación y la transferencia tecnológica debe tener a la vista dos cosas de suma importancia:

  1. El sistema emprendedor debe modernizarse en todas sus etapas. En los dos o tres últimos meses se ha visto en la prensa de manera abundante el debate en torno a la necesaria modernización de las notarías y conservadores en Chile. La seguridad y la falta de un sistema robusto que la sustente, amparan los argumentos que temen al deseado tránsito hacia la digitalización. Y no es casual que así sea, basta mirar el ataque cibernético sufrido por el Banco del Estado que obligó el cierre de todas (si todas) sus sucursales, para dar cuenta de lo frágil que es el sistema de protección en materia digital en Chile. Pero este tránsito debe hacerse, pues impactará enormemente a facilitar el levantamiento del negocio del emprendedor en sus etapas iniciales, acto que debe, a su vez, replicarse en todo el camino que deba recorrer.
  2. El sistema de fomento a la innovación y la transferencia tecnológica debe estar asegurado financieramente mediante la incorporación de una partida permanente al presupuesto del Estado. Esto debe ir de la mano del aumento de la inversión del PIB en Ciencia y Tecnología, siendo parte de aquel aumento el aseguramiento en la permanencia de aquellos actores que han sido relevantes para la conformación del sistema como se presenta hoy.

Es hora de consolidar un sistema de innovación y transferencia del conocimiento, con una política estratégica y direccional clara, que ponga en el centro al emprendimiento como motor de la reactivación económica

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio