Opinión: ¿Neumático circular? Mucho más circular de lo que parece…

Esta iniciativa cuenta con el financiamiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno y el Consejo Regional de Valparaíso

Por Dario Andreani González

Cofundador Consultora Técnica Sustrend

Cuando alguien piensa en un neumático, lo primera figura que se viene a la mente es la circular. Sin embargo, no me refiero a eso que parece tan evidente, sino más bien al profundo potencial que tiene un neumático en el desarrollo de la economía circular. Sí, ese nuevo modelo económico que busca desarrollar una economía sustentable, que plantea que los desechos son un error de diseño y que nos invita a pensar en cómo rediseñar los productos que utilizamos para que, una vez que cumplan su vida útil, no se transformen en residuos contaminantes, sino en materias primas para el mismo u otro proceso productivo, manejando de forma más eficiente los recursos utilizados.

Anuncios
El Pasaje Banner Large Anuncio

Si bien todos los neumáticos lucen similares; negros, redondos y con un hoyo al medio, las diferencias técnicas son diametrales. Estas diferencias técnicas se pueden encontrar desde el diseño, ingeniería y materialidad en la construcción de este producto, que pueden transformarlo de uno desechable a uno sustentable. En esta columna me referiré, en general, sobre aquellos que logran esa mayor sustentabilidad.

Un neumático diseñado y desarrollado a partir de su origen desde la perspectiva de la Economía Circular, no sólo logra maximizar una vida útil medible y trazable, además no genera residuos y se integra completamente al desarrollo de otros productos, cumpliendo plenamente con lo que promueve este nuevo modelo económico.

Un Neumático Circular es capaz de lograr múltiples ciclos de uso, es decir, tiene la capacidad de recorrer una cierta cantidad de kilómetros hasta que se desgasta completamente su banda de rodamiento, que representa aproximadamente el 30% de su estructura. Sin embargo, el 70% restante mantiene sus características originales pudiendo reutilizarse a través de un proceso industrial certificado llamado Recauchaje o Renovado. Este proceso industrial repara y renueva la estructura y la banda de rodamiento, permitiendo que pueda volver a recorrer una cierta cantidad de kilómetros similar, y a veces superior, a la del diseño original. Este proceso puede repetirse en múltiples ocasiones dependiendo de la calidad de la estructura original, su mantención y forma de uso, motivo por el que algunos fabricantes prometen que sus productos tienen la capacidad de recorrer más de un millón de kilómetros.

Una vez que la estructura ya no puede reutilizarse y, por lo tanto, no puede seguir rodando, puede ser valorizado a través del proceso de reciclaje o valorización energética. En este punto, lo que conocemos como neumático se reintegra como materia prima para otras industrias como la granulometría, pirólisis o cementera, dando origen a otros productos derivados de ellas. De esta forma, luego de haber recorrido cientos de miles de kilómetros, para lo que fue su función original, termina formando parte de productos de nuestra vida diaria como muebles, parques, hormigones, carreteras, amortiguadores, aislantes, entre otros.

Por lo tanto, desde mi perspectiva, “si nos preocupamos de considerar los neumáticos como un activo y preferimos la utilización de Neumáticos Circulares podemos transformar un producto negro en uno realmente verde.”

 

INICIATIVA FINANCIADA POR EL MINISTERIO SECRETARÍA GENERAL DE GOBIERNO Y EL CONSEJO REGIONAL DE VALPARAÍSO

 

 

 

 

 

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

Esta iniciativa cuenta con el financiamiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno y el Consejo Regional de Valparaíso

logo FMED
Concejo regional de Valparaíso