Opinión: Pensar fuera/dentro de la caja

Rodrigo Sion

Compartir publicación:

Como nos aproximamos a proponer y resolver encrucijadas suele comunicar más de nosotros que del fenómeno observado. La creación de «créditos blandos», la postergación de dividendos hipotecarios, ampliación del programa de subsidios para arriendos y también de los Créditos con Aval del Estado (CAE). Son 4 de los elementos de una agenda de lo que se ha denominado como protección a la clase media y no tomó más de algunos segundos para que hiciera eco en la opinión pública y se abriera el debate, acuerdos y discrepancias (Ver columna Inocencia e Innovación – junio 2020 – LQE).

Un caso de estas discusiones se da en torno al crédito CAE como modo de apoyo al financiamiento de la educación superior y sus efectos: a fines de 2019, un 44,5% de las personas deudoras del CAE estaban morosas. Hoy, según comenta Fundación Sol, esta cifra se proyecta por sobre el 50%. Sobre la condonación del CAE como alternativa y la actual propuesta, el ministro de Hacienda reflexiona en una video-entrevista televisiva «¿Es ético que sacrifiquemos miles de millones de dólares para asistir un grupo que, con todo, tuvo la suerte de cursar la universidad?«.

No es una temática ni situación sencilla, pero en el discurso la homologación de crédito=protección se reconoce como un devenir del siempre presente crédito=desarrollo al que estamos acostumbrados en Chile (ver niveles de endeudamiento hogares y empresas). ¿Es una protección desde la deuda un camino sostenible? ¿Son posibles otras aproximaciones al fenómeno y urgente problemática? ¿Cómo las organizaciones, tales como el gobierno, empresas, sociedad civil puede avanzar en innovaciones disruptivas? ¿Cómo pensar fuera de la caja?

Anuncios
El Pasaje Banner Large Anuncio

Esto último se plantea casi como una exigencia, sobre todo en procesos de crisis (cuando más complejo se hace evaluar escenarios y tomar decisiones). El pensar fuera de la caja supone pensar de manera creativa, libre y fuera de lo común. Un tipo de pensamiento idealizado que, en plena revolución tecnológica, crisis sanitaria y social cobra mucha atención. Contamos con mucha más información e «inputs» para tomar decisiones, pero tener destrezas comunicativas o toneladas de mails, reuniones, y meetings no marcará diferencia si descuidamos la comprensión (o incomprensión) de la información con la que se cierra todo proceso de decisión dentro de las organizaciones.

Las propuestas del gobierno, tanto como las reacciones de organizaciones frente a ellas, son expresiones de estas como sistemas organizacionales; son coherentes con sus características, operaciones y memoria: perales y olmos.» El entorno puede generar reacciones en ellas, pero cualquier efecto depende exclusivamente de las condiciones internas de las organizaciones. Es decir, la innovación se logra (solo y potencialmente) actuando desde el sistema y no desde el entorno. Pensar fuera de la caja depende únicamente de las capacidades de la misma caja, de lo que hay dentro de ella para abrir reflexiones junto con el reconocimiento de las restricciones existentes, por sobre el imposible de deshacerse de ellas.

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio