El Pasaje Banner Large Anuncio

Opinión: La transformación digital de la educación superior

Cecilia Reyes

Compartir publicación:

Uno de los tantos impactos del COVID-19 será sin duda la transformación digital de la educación, en especial, en el ámbito de la formación profesional. No será lo mismo hacer clases presenciales post-pandemia, se han producido cambios en la forma en que los profesores universitarios enfrentamos el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes y muchos de estos cambios llegaron para quedarse.

Hoy nuestros estudiantes, todos nativos digitales, sabemos que piensan en forma algorítmica, usan las tecnologías casi intuitivamente sin necesidad de un aprendizaje previo, valoran la inmediatez de la información, se comunican colaborativamente, aunque estén a muchos kilómetros de distancia, o incluso, uno al lado del otro. Son inevitablemente digitales. Pero nosotros sus profesores, estamos ahora mucho más cerca que antes, entendiendo este perfil, la fuerza de la pandemia está generando aceleradamente una transformación digital en nuestras aulas.

Se vienen cambios estructurales, lo que viene no solo implica actualizar la forma en que presentamos nuestras clases, si no que cambiar el proceso mismo de enseñanza-aprendizaje, debemos enseñar a aprender toda la vida sobre nuestra disciplina, al autoaprendizaje, a valorar las fuentes fidedignas de información, a ser responsables de un mundo digital, a tener una ética personal acorde a estos nuevos escenarios, entre otros muchos aspectos. Debemos sin duda cambiar nuestras formas de evaluar los aprendizajes, me cuesta imaginar ahora tomar una evaluación sin pensar en que mis estudiantes tienen disponible una biblioteca infinita donde navegar para encontrar respuesta a cualquier pregunta teórica que le pueda hacer, aunque estén frente a mí presencialmente, ya no temeré que copien, me preocuparé de que tengan mayor conciencia de que el aprendizaje es una responsabilidad personal y que mi rol es motivarlos para que valoren tanto lo que están aprendiendo, que no necesitan más que experimentar esos aprendizajes en alguna situación real.

Anuncios

La UNESCO en su documento “Inteligencia Artificial en la Educación: Oportunidades y Retos para el Desarrollo” (UNESCO, 2019), antes de la pandemia, ya planteaba un conjunto de desafíos, de los cuales hay 4 en los que como universidades debiéramos reflexionar en forma prioritaria:

  1. Aprovechar la tecnología para mejorar la educación y sobre todo el aprendizaje.
  2. Garantizar un uso inclusivo y equitativo de la Inteligencia Artificial.
  3. Desarrollar destrezas para enfrentar el mundo laboral y la vida.
  4. Cautelar un uso transparente de los datos sobre educación.

La transformación digital en la educación, de la mano de la Inteligencia Artificial, puede ser el camino para aprovechar el uso de la tecnología para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Una enseñanza que se vea fortalecida por la disponibilidad de material de apoyo, y por registros sobre el comportamiento del aprendizaje de cada estudiante, por ejemplo, detectar qué partes del material disponible necesitan ser revisadas en forma reiterada por cada estudiante, cuánto tiempo destinan en leer algún artículo o revisar un video, cuáles son sus intereses o preferencias de tipos de materiales de estudio, o incluso, qué buscan en Google o cómo interactúan en las redes sociales; con todo esto se puede determinar, en forma automática, patrones de comportamiento que ayuden a identificar los temas más difíciles de aprender, y así proveer de información al profesor para mejorar la experiencia en el aula.

No se va a prescindir de la labor del profesor, ni se eliminarán las salas de clases, es una oportunidad para cambiar nuestros procesos formativos, para acercarnos más atractivamente a los estudiantes, que están en la búsqueda de una educación distinta.

Compartir publicación:

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio