Opinión: De la crisis a los emprendimientos en el rubro alimentario, oportunidades post-pandemia

Eduardo Caballero - CREAS

Por Eduardo Caballero
Investigador Centro Regional de Estudios en Alimentos Saludables


En el contexto actual definido por cuarentenas, miedos de contagios por COVID-19, impedimentos de llevar una vida social activa, la escasez de recursos, el teletrabajo, la baja actividad física, el desempleo en alza y la quiebra de muchos negocios y emprendimientos ligados a la gastronomía, el turismo y comercio en general, ¿se puede vislumbrar un escenario auspicioso en el futuro próximo? ¿En qué debemos pensar? ¿Qué alternativas de cambio tenemos?

¿En qué debemos pensar? No cabe duda de que la “organización” en todo sentido ha adquirido una nueva importancia. Debemos planificar cuándo salir a comprar y los almuerzos de la semana, ordenar la vida dentro de los hogares para tener espacios dentro y fuera del trabajo virtual, además de coordinar redes de apoyo en caso que el desempleo haya llegado a nuestros hogares. Cada una de estas nuevas “organizaciones” conlleva la pregunta para idear nuevos modelos de negocios, nuevos emprendimientos, innovaciones y nuevas formas de relacionarnos.

¿Qué alternativas de cambio tenemos? Previo al contexto actual, vivíamos en un país cuyos índices de sobrepeso y obesidad llegaban cerca del 70%, mientras que los índices de sedentarismo superaban el 80%, y las relaciones humanas disminuyen a círculos cada vez más reducidos. Así, esta pregunta nos enfrenta a alternativas de cambio relacionadas con los hábitos de alimentación, actividad física y relaciones humanas.

¿Cómo llegamos desde esta lógica a ver oportunidades en un futuro próximo? La respuesta está justamente en identificar lo que se desprende de la organización de estos nuevos hábitos. En el caso del trabajo virtual, las aplicaciones de reuniones virtuales ahora tienen demanda por un mejor servicio con otras prestaciones, como, por ejemplo, simplificaciones para hacer llegar la tecnología a población de la tercera edad. En cuanto a las redes de apoyo, también se pueden dar emprendimiento de negocios colaborativos novedosos.

Sin embargo, en el rubro de la alimentación y la innovación de nuevos productos, se abre un amplio abanico de posibilidades. Acá, las ideas de emprendimiento pueden ir desde clases virtuales con consejos de preparaciones saludables, pasando por la gestión de alianzas estratégicas para la entrega de alimentos a domicilio, emprendimientos de emporios y ferias virtuales con productos locales, hasta el diseño de platos preparados que sean equilibrados en función del gasto energético o estado de salud del consumidor (baja actividad física en cuarentenas o raciones altas en compuestos que mejoren el sistema inmune) y la innovación en nuevos productos de panificación, como masas madre en polvo estabilizadas o en tecnologías para mejor preservación de alimentos o aumento de su vida útil sin requerir uso de preservantes.

Dentro de estas últimas ideas de emprendimiento, el Centro Regional de Estudios en Alimentos Saludables (CREAS), es un referente que se puede transformar en un actor que articule estas oportunidades entre los emprendedores y los fondos para financiar estos desarrollos. De esta manera, al generar la unión de los actores clave para visualizar un futuro auspicioso, es que podríamos encontrar un camino para la disminución del impacto negativo en el que nos deja el contexto actual, construyendo un escenario post-pandemia que inicie con otra conciencia y lógica de enfrentar las crisis y activarse frente a las oportunidades

CREAS

CREAS

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO