Pymes locales se reinventan para enfrentar la pandemia

La Pochito 3

La pandemia por coronavirus COVID-19 cambió el escenario mundial y las formas de relacionarnos como sociedad. Lo que se ha convertido en un verdadero desafío para algunos, ya sea por la cuarentena, el distanciamiento social y el teletrabajo, para otros es una crisis económica que afecta directamente a sus emprendimientos, negocios y pequeñas empresas.

Este contexto invita a crear sistemas innovadores de reinvención para continuar generando ingresos, a pesar de la adversidad, porque una cosa es clara: no sólo preocupa contraer la enfermedad, también es importante mantener la economía del hogar.

Minimarket La Pochito

El negocio familiar “Minimarket La Pochito”, ubicado en 12 Norte #1180 (Viña del Mar), lo administra José Peña Varela, su esposa María Martínez Lastra (La Pochito) y las hijas María José Peña Martínez y Camila Peña Martínez.

Una de las medidas para enfrentar el coronavirus es realizar repartos a domicilio para resguardar la seguridad de sus clientes: “por el momento llegamos a Viña del Mar, Valparaíso, Quilpué, Villa Alemana, Peñablanca, Reñaca y Concón. Además, acortamos nuestros horarios de atención a público en el local para poder realizar los repartos y tomamos las medidas necesarias poniendo una barrera en la entrada para que no se produzcan aglomeraciones en la tienda, donde contamos con dispensador de alcohol gel. Por su parte, las entregas a domicilio se realizan usando guantes y mascarillas”, explica Camila.

El minimarket se suma también a la transformación digital, abriendo cuentas en Facebook e Instagram, con el objetivo de llegar a nuevos clientes y optimizar el sistema de ventas. “La recepción de la gente ha sido muy buena, y justamente eso es lo que nos llena como familia: poder brindar un buen servicio a las personas y, sobre todo en esta pandemia, a los adultos mayores. Hemos recibido pedidos de otros países y regiones para hacerles llegar mercadería a sus padres. Es importante mencionar que a los trabajadores de la salud le ofrecemos un 10% de descuento en su pedido, como una forma de agradecerles, en parte, todo el esfuerzo y entrega que están dando para ayudar en esta situación actual. Nosotros tratamos de aportar con precios justos (no abusivos), y una excelente y cálida atención personalizada”, finaliza.

Trotamundos Terraza

Desde el año 2004, Trotamundos tiene presencia en Quilpué, primero como restaurante de comida italiana, luego como bar y finalmente como terraza, para recuperar la música y los espacios culturales en la ciudad.

“La gran mayoría de los artistas chilenos han pasado por el local. Se fue dando de a poco. Nosotros queríamos hacer algo regional, incentivando la música de Quilpué y Villa Alemana, pero fue fluyendo. Las mismas bandas se pasaron el dato”, comenta Michel Feliú, dueño de Trotamundos Terraza.

Luego de muchos años de alegrías, enfrentaron sus mayores problemas en los últimos meses. “Primero fue el estallido social, donde intentamos salir adelante y lo logramos, pero lo de ahora nos superó. Cerramos el local al comienzo de esta pandemia, con el último show de Fernando Milagros el 14 de marzo, pero los recursos se nos fueron acabando y comenzamos a hacer delivery (cuentan con patente de cabaret y de restaurante con alcohol). El delivery es la misma carta de comidas del local, pero más acotada: pizza, chorrillana, algunas tablas y pan. Por ahora está funcionando, para pagar el arriendo, los gastos básicos y sobrevivir, hasta que se pueda y podamos volver a abrir”, agrega.

Además del delivery, entre los planes futuros está la creación de contenido cultural con el programa “Transmisión Trotamundos”, donde esperan contar con músicos invitados en la medida que el contexto lo permita.

Ciclo Colabora

Ciclo Colabora es una empresa social que busca vincular a emprendedoras locales con empresas de un mismo territorio para que logren acceder a nuevos mercados, a través de la colaboración y el trabajo asociativo. El equipo está compuesto por Carolina Cornejo, encargada de ventas; Camila Molina, encargada de producción; Manola Bozzo, encargada de marketing y comunicaciones; y Javier Rodríguez, encargado de administración y finanzas.

“En Ciclo Colabora gestionamos los pedidos de nuestros clientes, contamos con un catálogo de productos y hacemos un seguimiento al proceso de producción de las emprendedoras, quienes están organizadas por distintos rubros: textil, madera, estampados y recuerdos verdes. Finalmente, concretamos la entrega oportuna con el cliente. Nos preocupamos que los productos no pierdan un estándar de calidad, dado que son producciones masivas y damos toda la flexibilidad en su personalización, tanto en tamaño, materiales y diseño específicos”, explica Manola.

Una medida para enfrentar las circunstancias actuales fue ampliar las líneas de productos a una línea para “cliente persona”, es decir, no son ventas por volúmenes, son personalizadas, requieren distintos diseños y están asociadas a productos del hogar, escritorio y uso personal; todo esto coordinado entre la red de emprendedoras y la ilustradora Paulina Díaz. Así, desde junio ofrecerán bolsas ecológicas, tazones, cojines, posavasos, posa celulares y delantales o pecheras “con material de buena calidad y resistente, orientados a trabajadores/as, dueñas de casa, estudiantes y mujeres emprendedoras. Y según la respuesta de nuestros clientes es que iremos ampliando nuestra oferta”, finaliza.

Valeria Viancos

Valeria Viancos

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO