El Pasaje Banner Large Anuncio

Innovación Regional: Proyectos regionales que buscan avanzar hacia una agricultura más innovadora

rapa nui - caso 3

En La Quinta Emprende destacamos tres casos apoyados por FIA que trabajan para avanzar hacia una agricultura más innovadora y con mayores herramientas para los agricultores locales.


La agroindustria representa uno de los sectores más desafiantes para la implementación de proyectos innovadores, ya sea por las problemáticas que enfrentan los productores o por el desconocimiento de las redes y recursos disponibles. Ante este escenario, la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), dependiente del Ministerio de Agricultura, nace en 1996 con la misión de fomentar una cultura de la innovación en el sector agrario, agroalimentario y forestal, apoyando el fortalecimiento de la competitividad a través de la innovación y promoviendo iniciativas que agregan valor e impacto real en la pequeña y mediana agricultura.

La urgencia de proteger al nogal

Anuncios

El proyecto “Manejo integrado para el control de especies de Phytophthora que afectan al nogal en Chile” es una iniciativa liderada por Chilenut y que nace con el objetivo de desarrollar un manejo integrado de la pudrición de cuello y raíces, causado por especies de Phytophthora (hongos de suelo) que afectan al nogal.

La problemática la conocían. Chilenut es la Asociación de Productores y Exportadores de Nueces de Chile con una trayectoria que data desde el año 2002 y que trabaja en promover y difundir las actividades de producción y exportación de nueces de Chile, incentivando la adopción y certificación de Buenas Prácticas Agrícolas, junto con fomentar y desarrollar acciones de mejoramiento logístico de las exportaciones, producción inocua y sana del producto, y el cumplimiento de parámetros y controles de calidad óptimos.

“Chilenut en la constante búsqueda de soluciones para nuestros asociados y que finalmente benefician a toda la industria, ha detectado que a lo largo de los años el cultivo del nogal ha venido experimentando un importante desarrollo en la última década, pasando de 5.000 a 46.000 hectáreas plantadas en Chile, y según nuestras estimaciones, un 60% de esta superficie presenta daño leve a severo de pudrición de raíces y cuello de las plantas, enfermedades asociadas a Phytophthora. Estos daños son tales que pueden generar un total deterioro en la planta, causando efectos desde pérdidas significativas en productividad y rentabilidad hasta la muerte de la planta. Cuando ataca una planta joven, dependiendo de su edad, esta puede morir en dos semanas o durar varios meses antes de decaer. En una planta adulta el daño ocurre en forma más lenta: primero será una planta que empezará a mostrar clorosis y luego un menor desarrollo de sus hojas; síntoma que indica que a la planta le falta agua”, explica Jessica Millar, coordinadora general de Chilenut.

Finalmente, agrega que: “Este proyecto nos permitió profundizar en una de las mayores enfermedades que nos aquejan como industria. Para Chilenut es imprescindible poder difundir soluciones viables a todos nuestros productores, es por esto que agradecemos enormemente el apoyo constante de FIA. Esperamos y estamos seguro que con los resultados de este proyecto podremos ayudar a nuestros productores a estar más preparados a tomar medidas preventivas para poder llevar a cabo sus cultivos”.

Las flores: necesarias en tiempos de crisis

“Claveles hidropónicos en medio sólido, determinación de sustratos y riegos deficitarios adecuados a condiciones chilenas” es un proyecto ejecutado por OTEC Olga Cáceres Valdivia que tiene como objetivo evaluar técnica y económicamente la producción de claveles en sistemas hidropónicos en sustratos sólidos.

Entre los productores de claveles hay un alto porcentaje de pérdida de plantas (30%  anual),  desde el primer año de cultivo, debido a la presencia de Fusarium oxysporum sp. dianthi,  que no tiene tratamientos químicos curativos ni preventivos, y que ha provocado bajas en la rentabilidad de esta especie, que es producida en su totalidad por sectores de pequeños  agricultores de la Agricultura Familiar Campesina (AFC).

Como una solución a esta problemática, el proyecto busca adaptar el sistema hidropónico de producción de claveles a las condiciones de los productores nacionales, considerando para la evaluación de cuatro tipos de sustratos de fácil acceso. “Para que ello funcione primero debemos definir un buen sustrato de crecimiento entre cuatro que estamos probando, lo que significa que las plantas crezcan bien sin enfermedades y que produzcan flores de buena calidad y en cantidad que haga de este sistema productivo un negocio para los agricultores”, explica Gabriela Verdugo, coordinadora del proyecto.

Para el desarrollo del proyecto, el equipo viajó a Colombia para conocer en profundidad el trabajo que allá se realiza en torno al cultivo del clavel. “Ellos cambiaron de cultivo en suelo a sustrato por la presencia de la misma enfermedad, no tienen problemas de agua y también cuentan con varias empresas proveedoras de esquejes, algunas de ellas con programas de chequeo sanitario muy avanzados y confiables. De vuelta de estos viajes (Colombia y Ecuador, algunos apoyados con fondos estatales) decidimos que teníamos que hacer algo y así nace el proyecto de producción hidropónica de claveles que se realiza con fondos aportados por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) a quienes apoyaron la idea”, agrega.

Finalmente, buscan validar un sistema productivo que les permita a los agricultores productores de clavel contar con una unidad productiva eficiente y rentable, a pesar de la escasez hídrica. “Nos preocupa que muchos agricultores están vendiendo sus parcelas para segunda vivienda, tomando en consideración que la Agricultura Familiar Campesina es depositaria de una riqueza cultural que vemos amenazada y que aporta gran parte de las hortalizas y productos de chacarería a la población, pero también aportan belleza y sentimientos a través de las flores, tan necesarias en tiempos de crisis”, afirma.

Reducción de daños en plantaciones de camote y banano

Con el objetivo de implementar un programa de manejo integrado de plagas biointensivo (MIPB) para cultivos hortofrutícolas de importancia nace el proyecto “Programa de Manejo Integrado de Plagas Biointensivo con productores familiares hortofrutícolas de Rapa Nui”, iniciativa ejecutada por INIA La Cruz.

“El proyecto se inicia el año 2018 y en un principio nuestro vínculo fue INDAP, pero luego contratamos a un profesional en Isla de Pascua, lo que permite que INIA tenga presencia con los agricultores del sector desde hace dos años. El trabajo que se realiza es un seguimiento a los cultivos más relevantes para cada agricultor, como son el camote, piña y banano principalmente, y también en algunos casos el tomate. Se visita a los agricultores semanalmente, lo que significa un mayor interés de ellos por participar, porque están viendo resultados respecto a las plagas que tienen presente. Además, han aprendido a reconocer y manejar las plagas a través de los días de campo que realizamos”, comenta Natalia Olivares, directora del proyecto.

Uno de los casos exitosos que han tenido con los agricultores fue la detección de la plaga el picudo del camote, donde al poder enseñarles a diagnosticarla y monitorearla, significó la disminución del desarrollo de la plaga. “Ya no tienen pérdidas. Cuando nosotros partimos con el proyecto ellos perdían más del 50% de la producción del camote por el sistema de plantación que tenían implementado”, explica. Situación similar vivieron con el picudo negro del banano, donde también fueron fundamentales para disminuir las pérdidas y optimizar.

A futuro, esperan “seguir trabajando en la Isla de Pascua. Actualmente nos enfocamos en tres cultivos relevantes, como es el camote, banano y piña, pero la idea es poder seguir contribuyendo desde la ciencia hacia la agricultura completamente aplicada. Además, pretendemos seguir haciendo otros proyectos en Isla de Pascua, de manera de continuar con la presencia de INIA en el territorio y poder resolver problemas de plaga con los agricultores, porque las plagas están siempre presentes y los cultivos son diversos. Nos interesa también continuar trabajando con ellos, de manera de hacer seguimiento a los conocimientos que les hemos ido enseñando”, finaliza.

Encuentra más contenidos similares en nuestra sección de Innovadores, Ciencia y Tech.

 

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio