Opinión: COVID-19; una oportunidad para poner la ciencia, la tecnología, el conocimiento y la innovación al servicio de la sociedad

María José Escobar

El SARS-Cov2, virus que genera el COVID-19, se ha tomado la agenda noticiosa, nuestras conversaciones, forma de vida y la salud de miles de personas en nuestro país, y el mundo entero. Ha puesto a prueba nuestro sistema de salud y la capacidad de gestión de nuestro país de frenar la pandemia. También, nos ha brindado la oportunidad de crear un espacio para que la Ciencia, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación (CTCI) aporten con evidencia a la toma de decisiones y a soluciones pertinentes para la crisis COVID-19.

Es en este escenario, en que hemos visto áreas de la ciencia, tales como la microbiología, genética molecular, virología o inmunología, juegan un papel fundamental en el poder detectar el COVID-19. Esta cadena de detección engloba diversas etapas que van desde la extracción del ARN hasta la amplificación genética, vía PCR de tiempo real, para detectar que los genes de la muestra de un paciente coincidan con los genes del virus. Todo este proceso requiere expertise en manejo de muestras biológicas, conocimiento y equipamiento que se ha construido y consolidado por medio de muchos proyectos de investigación financiados por el Estado.

En esta pandemia, las universidades chilenas han puesto a disposición sus laboratorios de investigación para acoplarse a la red nacional de diagnóstico del COVID-19. Ya son 15 los laboratorios de investigación que se han acoplado a esta red, aumentando significativamente la capacidad de diagnóstico regional en cerca de doscientos exámenes diarios y  a nivel nacional, en alrededor de mil.

Anuncios

Nuevos protagonistas

Matemáticos e informáticos están también trabajando en el desarrollo de modelos que nos permitan evaluar la propagación de esta pandemia de manera certera en diferentes escenarios dependiendo de las medidas tomadas. El poder evaluar el efecto de alguna política pública en la propagación del COVID-19 es fundamental para poder balancear la protección de la población, con el abastecimiento y actividad económica de la región.

La tecnología y la innovación también son protagonistas de esta crisis. Universidades regionales se han coordinado para trabajar de manera conjunta en el diseño y fabricación de elementos de protección personal (EPP) con el fin de proteger a los profesionales de salud en centros asistenciales, clínicas y hospitales. La confección de escudos faciales permite proteger a las personas disminuyendo la probabilidad de contagio.

Esta fabricación masiva requiere coordinación con la Seremi de Salud y Servicios de Salud, de manera de que estos implementos sean distribuidos de manera equitativa dentro de la región. Además, los dos centros tecnológicos de la región se han unido para trabajar en proyectos de ventiladores mecánicos, los que prontamente contarán con un prototipo que pueda ser evaluado según en los estándares emitidos por el Instituto de Salud Pública.

Toda medida realizada para combatir esta pandemia, tal como cuarentenas, aislamiento, cierre de comercio o centros de estudios, impacta fuertemente a los individuos y a nuestra sociedad. Es por eso, que no podemos dejar de lado las áreas del conocimiento vinculadas a las ciencias sociales, tales como historia social, sociología, antropología, psicología, por nombrar algunas. Con esto en consideración, es que hemos formado la primera mesa social de asesores en áreas del conocimiento, de manera de poder entender desde una mirada regional, el impacto que estas medidas tienen en nuestra sociedad. Esperamos que la conformación de esta mesa nos ayude a mitigar el impacto negativo de estas medidas promoviendo la integridad del individuo y de la sociedad.

Se han abierto las puertas para que la CTCI sea protagonista, lo que marca un antes y un después. Si bien esto ha permitido evidenciar que la CTCI en Chile es de alto nivel, también ha demostrado que somos muy pocos y que es urgente fortalecer tanto las capacidades instaladas como la formación de nuevos científicos y su ubicación en diferentes espacios de nuestra sociedad. Como bien mencionó Yuval Noah Harari en una reciente entrevista con relación a la crisis COVID-19: “Otra lección positiva es la importancia de la educación científica y la confianza en la ciencia y en sus expertos”.

Compartir publicación:

ANUNCIO

El Pasaje Box Anuncio

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO