Perfil: El que la sigue la consigue

Por Giovanni Grondona. LQERevista #20

Sebastián Rojas Zabalaga, 22 años, dueño de tres empresas de rubros diferentes: Breaking Wraps, Xtreme Producciones y Bing Bang Words.

Nació en Chuquicamata, pero fue criado en Viña del Mar. Una mente destacada en el mundo del emprendimiento en la Quinta Región, que luchó por sus sueños desde muy temprana edad. Siempre supo lo que era el trabajo con sacrificio. Un trabajo que de a poco le trajo réditos tanto en lo comunicacional como en lo financiero. Barba y pelo colorín, siempre con camisa corta, short y un par de zapatillas negras.

Sebastián hoy tiene tres tipos de rubros que lo tienen trabajando día a día: Breaking Wraps, Xtreme Producciones y Bing Bang Words. Uno es alimenticio, otro una productora de eventos y, el otro, es un espacio de conversación y estudio. Su mente sigue alerta de todo lo que sucede a su alrededor para seguir creando cosas.   

Siempre ha tenido una gran pasión por los negocios, lo que lo llevó a estudiar la carrera de Ingeniería Comercial. Con llamativas ideas empezó a crear distintos emprendimientos que ahora lo tienen un poco más tranquilo, pero con la misma pasión del inicio. El año pasado se ganó una beca para ir a estudiar a Estados Unidos.

Al levantarse, lo primero que hace es revisar su celular y ver si le han llegado correos o mensajes de distinta índole de sus variados emprendimientos. Su lugar de trabajo siempre son distintos cafés de Viña del Mar, o en la misma universidad. No puede empezar a trabajar si no ha bebido suficiente café. Es un amante de esta bebida.

Pasión desde el colegio

Sebastián Rojas, a su juvenil edad, tiene una gran experiencia en los negocios. Partió viendo a sus padres que tenían un local comercial y él de a poco empezó a entrar a este mundo, para conocer de qué se trataba. Luego lanzó sus primeros emprendimientos. En la Enseñanza Media encontró el primero de muchos. Sus primeros negocios lo marcaron, como fue el de instalar un quiosco en una sala de clases, para luego instalar una máquina de café dentro del colegio. El salto fue el de las importaciones.

Su empresa de importaciones llamada Texpress, le trajo una buena y mala jugada a este joven, donde ya embarcado en el mundo empresarial, tenía que empezar a declarar renta, boletas y todo. Y llegó el momento en que tenía que formalizar la actividad con su socio. Y así lo hicieron.

Roma sin control

Sebastián no va con la moda. Se viste con lo que primero pilla. Cuando fue a declarar su empresa a una notaría, lo hizo solamente con un cuaderno y un lápiz, por falta de capital. Hoy todo esto para él resulta gracioso, pero en ese entonces fue un gran desafío.

No todos los negocios que ha realizado  le han traído saldos positivos, como cuando en el inicio de su productora lo contrataron desde el bar Roma. Jamás pensó lo que iba a ocurrir: todos arriba de la mesa, un malabarista que se le empezó a quemar la barba, mujeres sacándose la ropa, entre otros sucesos irreproducibles. Los BarMitzvá, fue una gran experiencia, donde empezó a materializar su empresa de eventos Xtreme. Se fue masificando cada fin de semana que pasaba.

La hora es la hora

Llegar a la hora, o lo más puntual posible, lo destaca. Siente que es una falta de respeto enorme y grave hacia la otra persona no llegar a la hora acordada.

El fenómeno breaking

Adicto a las series especialmente a CSI, recomendada por su propia polola. Hay otras como Better Call Saul, pero en especial la famosa Breaking Bad, la  que destaca sobre las otras. De hecho inspiró uno de sus emprendimientos, Breaking Wraps. Juntó dos ideas, las mezcló y creó este negocio, marcado por el propio boom en su tiempo de la serie y las fajitas. Este emprendimiento lo llevó a crear un restaurante y desarrollar carritos para contratarlos en distintos eventos.

Revisa otros contenidos de nuestra revista N°20 aquí.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.