CChC anticipa severa crisis sectorial y reitera llamado a proteger a los trabajadores

Debido al escenario actual por emergencia sanitaria, la Cámara Chilena de la Construcción elaboró un paquete de medidas que buscan proteger la salud y empleo de los trabajadores. Junto a las indicaciones, la entidad estima que la tasa de cesantía en el sector podría superar el 12% hacia fines de 2020, equivalente a unos 75.000 empleos menos.

No es muy alentador el panorama que vislumbra la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) para los próximos meses para los empresarios y emprendedores del sector de la construcción. Un escenario que si bien se originó tras la crisis social del 18-O, se ha visto acrecentado con la contingencia provocada por la propagación del COVID-19 y su impacto en la continuidad de las obras en ejecución, en la confianza empresarial y en el acceso al crédito para financiamiento.

De acuerdo a la CChC, este 2020 se prevé una caída de la inversión agregada del sector construcción del orden de 10,5%, casi tres puntos más que lo previsto en diciembre pasado. En relación con el empleo que genera la construcción se proyecta un desempleo sectorial superior a 12% para 2020, por lo que el gremio hace un llamado a intensificar las medidas de prevención al interior de las obras, de manera de proteger la salud de los trabajadores y el empleo.

Al respecto, el presidente regional de la CChC, Gian Piero Chiappini, destacó que a nivel local se han adoptado una serie de medidas de soporte para que empresarios puedan proteger la salud de los trabajadores y el empleo; y de coordinación con las autoridades regionales y sectoriales para apoyar al sector. “Hemos desarrollado el Protocolo CChC Pro-empleo que busca entregar a nuestros socios información y medidas que pueden aplicar en sus empresas, con el propósito de mantener y proteger la relación laboral con nuestros trabajadores, frente a distintos escenarios”, comentó Chiappini.

Medidas adoptadas

Es así como, en primer lugar, elaboró un Protocolo Sanitario para Obras de Construcción, que ha sido compartido a lo largo de todo Chile con el fin de que las empresas tomen medidas concretas para evitar el contagio y la propagación del virus, junto con reforzar los protocolos de sanitización al interior de las obras y proponer cambios de hábito en el traslado de los trabajadores a sus casas.

Asimismo, el gremio ha elaborado un Protocolo Laboral Pro Empleo para orientar a las empresas socias en torno a las distintas herramientas disponibles, tanto en la normativa vigente como en las recientes medidas anunciadas por las autoridades, para proteger y mantener el vínculo laboral entre empleadores y trabajadores durante esta crisis sanitaria.

Recomendaciones

Bajo la misma línea, para enfrentar la crisis sanitaria y reducir su impacto económico del país y de los hogares, el gremio constructor estima fundamental adoptar tres indicaciones:

  • Aplicar estrictamente el “Protocolo Sanitario para Obras de Construcción” que se puedan seguir ejecutando. Recomienda adecuación de horarios de ingreso y salida, flexibilización de la jornada laboral en varios turnos, toma de temperatura, variadas medidas de higiene y mantener información y diálogo permanente con los trabajadores.
  • Generar las condiciones para mantener la actividad productiva y proteger el empleo, como proveer de liquidez y acceso a crédito a las empresas, mantener una relación contractual justa y equilibrada con los mandantes, ya sean público o privados, y aplicar las medidas de protección al empleo que existen en la legislación y en la ley recientemente aprobada.
  • Crear un marco institucional para una rápida reactivación. Por ejemplo, volver a garantizar el orden público, construir grandes acuerdos sobre temas que generan incertidumbre para las actividades productivas y, para todo ello, actuar con sentido de urgencia porque las necesidades serán muchas y el tiempo importa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.