Opinión: Brecha en STEM

LQERevista #25

Por Barbarita Lara
MIT innovador menor de 35 años LATAM & GLOBAL
Innovadora e inventora chilena de SiE
CEO de EMERCOM

Constantemente se habla sobre llevar a más niñas al mundo de las STEM: Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en inglés, STEAM si incluimos las artes, pero no es efectivo cuando nos enfocamos en inspirar a las niñas sin tener el apoyo de docentes y aún más importante, de la familia. Podemos ir a cada colegio de Chile, visibilizando a otras mujeres que están en el mundo de las STEAM y mostrar que es posible cambiar el mundo desde Chile, pero si al regresar al hogar, este espíritu no es compartido, volvemos al estereotipo de la carrera adecuada para niñas de toda la vida. Además, si los profesores no tienen las herramientas o recursos para motivar a sus alumnos volvemos a lo mismo. Debemos desafiar al alumno, ¡enseñarle a aprender y a pensar! 

Luego de muchos estudios y procesos que me ha tocado vivir, no puedo dejar de lado que el cambio debe ser completo y debe venir de algo superior, es por esto que nos enfocamos en desarrollar habilidades esenciales para el siglo 21 en conjunto con todos los actores: familia, profesores, gobierno y aún mejor políticas de estado que busquen un compromiso a largo plazo. ¿Qué son las habilidades esenciales o Core Skills? son habilidades superiores y valores fundamentales para vivir y trabajar en la economía globalizada. ¿Cuáles son estas habilidades?, es simple, desarrollar un pensamiento crítico y metodología de resolución de problemas desde pequeños; lograr una alfabetización digital idealmente en todo el entorno familiar; que la creatividad e imaginación sean habilidades que se fomenten desde el hogar; tener una conciencia clara de ciudadanía y sentido de pertenencia, es decir, mostrar que somos todos una gran comunidad y que cada cosa que hacemos es relevante para que podamos convivir y crear una gran empatía a nuestra ciudad/comuna/país/planeta; tener como base la comunicación y colaboración, para lograr relaciones potentes dentro de la familia y redes de trabajos; por último y no menos importante, potenciar el liderazgo estudiantil y el desarrollo personal, para crear los líderes del mañana y profesionales íntegros que no busquen estudiar sólo por un bienestar económico, sino profesionales de triple impacto que contribuyen a la generación de valor social, económico y ambiental, con una mirada global y empática de las problemáticas del siglo 21. ¿Cómo las potenciamos? a través de la capacitación y educación de profesores y alumnos. A través de la concientización de las familias y autoridades. }

Es simple, debemos desarrollar nuevas maneras de trabajar, de pensar, de vivir el mundo, de utilizar herramientas de trabajo, pero aún más importante, de empoderarse con una transformación digital que busca hacer un mundo más simple, eficiente y enfocado en las necesidades de lo más importante, las personas. Por eso estamos enseñando a programar, para crear un pensamiento computacional adaptado al siglo 21, por eso, introducimos robótica en los colegios, para mostrarles que la tecnología puede ser la herramienta que cambia tu vida, para disminuir la brecha mostrándoles que detrás de una pantalla, da lo mismo si eres hombre o mujer, lo importante son tus habilidades esenciales.

Revisa otros contenidos de nuestra revista N°25 aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.