Trinidad Morán, directora de la CRCP: “Muchas veces he saltado piscinas sin agua para lograr las cosas”

Trinidad Morán ha tenido una trayectoria profesional bien movida, variada y marcada por un arraigo a la región de Valparaíso. Como Abogada de la Universidad Adolfo Ibáñez y especialista en liderazgo estratégico ha tomado e iniciado distintos desafíos laborales. Te invitamos a conocer su perfil.

Trinidad Morán actualmente se divide en varios roles laborales; es directora de la Cámara Regional de Comercio, directora de la corporación Valparaíso Creativo y socia-directora de Matriz Moda, que es la empresa consultora por la cual está representada hoy día en la cámara. 

Estudió derecho en la Universidad Adolfo Ibáñez. Si bien no se reconoce como alguien matea, le iba bastante bien. Tanto así, que desde muy chica comenzó haciendo clases como ayudante de Derecho Civil, lo que se extendió por cinco años y luego, casi recién egresada, le permitieron tener una cátedra que fue la de Derecho Civil I.

“Fue muy emocionante para mí en ese minuto de la vida, porque era bien chica cuando tuve esa posibilidad. Yo no tenía aún ni doctorado ni estudios de postgrado, que normalmente se exige a los profesores de la Adolfo Ibáñez, pero la intencionalidad de la oferta era que me quedara en el mundo académico. Mis profesores tenían esa ficha en mí, pero yo también tenía un bichito de no dedicarme sólo a lo académico”, reveló Trinidad. 

Fue por esa inquietud que comenzó a vincularse con otras esferas y oportunidades de trabajo, hasta que llegó al Congreso. Allí se desempeñó por casi 10 años en distintas comisiones. “El trabajo en el congreso era crear leyes, por una parte, que era súper estimulante, y por otra, teníamos que negociar muchas veces los proyectos de ley entonces eso también era entretenido porque tiene que ver con negociación”, explicó Trinidad Morán.

Desde la experiencia en el Congreso es que comenzó a estudiar postgrados en temas de liderazgo estratégico, saliendo poco a poco del mundo del derecho más duro y volviendo a la academia como profesora de liderazgo y luego directora de pregrado del Centro de Liderazgo Estratégico de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Así fue como le ofrecieron la posibilidad de participar en el servicio público por primera vez, en el primer Gobierno de Piñera, como directora del Sernam, lo que marcó un antes y un después en su vida profesional. “Yo siempre tuve el bichito de trabajar en el servicio público en temas de servicio a la comunidad y lo pude canalizar de muy buena forma, porque el trabajo con mujeres me llenó el alma en esa época. Conocí a miles de mujeres de la región y me metí en el tema del emprendimiento”, sinceró Trinidad.  

Luego de esta experiencia también tuvo un rol protagónico en el servicio público desempeñándose como directora de la División de Planificación y Desarrollo del Gobierno Regional de Valparaíso hasta julio de 2019.

Emprendedora 

Acompañada a esta movida trayectoria laboral, Trinidad Morán hoy tiene 3 hijos pequeños, por lo que la vida familiar se transformó en algo especial que el emprendimiento permitía compatibilizar mejor. “Si bien uno trabajo mucho más que cuando estás en un trabajo formal, porque no hay horas establecidas, cuando uno trabajo en algo que le apasiona y es de uno te llena muchísimo” comentó. 

Su primer emprendimiento, de la línea más social, fue una ONG llamada Vivo mi Plaza, que intentaba recuperar espacios públicos de la ciudad re-utilizándolos a través de técnicas del urbanismo táctico. Y un segundo emprendimiento llamado Soy Local donde trabajaba fomentando el comercio local en los barrios mediante una tarjeta de beneficios que acercaba a los vecinos a los comercios locales. 

Gracias a estas primeras experiencias, su emprendimiento actual, Matriz Moda, es una consultora que trabaja con el sistema moda y diseño de autor, razón de su rol en Valparaíso Creativo. En Matriz Moda fomenta a los diseñadores locales tratando de ver sus posibilidades de comercialización y exportación. Todo bajo el paragua de la sostenibilidad y el consumo consciente. 

“Yo creo que hay personas que también son felices desarrollándose en un sólo trabajo y personas que somos más inquietas. Me gusta ir probando cosas nuevas, no le tengo miedo a los cambios. Muchas veces he saltado piscinas sin agua para lograr las cosas porque creo que la vida hay que vivirla de esa forma. Creo que, si me muero mañana, no es quiera morir y que mis hijos se queden sin mamá (dice entre risas), pero me sentiría orgullosa y tranquila de que me he atrevido a hacer cosas distintas», concluye Trinidad. 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

¡Ya está disponible #27 edición de LQE Revista!

 

¡Te invitamos a leer y revisar la última edición de nuestra revista con reportajes y artículos de nuestro ecosistema de innovación y emprendimiento!