Con quinoa e innovación, agricultores cooperados hacen frente a la sequías de la región

Hace 20 años que en la cuenca del río Petorca y en la cuenca del río Ligua se sufre de sequía extrema. Los agricultores de la zona acusan a la producción agroindustrial de paltos de exportación y cítricos de tener acaparada el agua, lo que ha mermado la disponibilidad de recursos hídricos y su producción, empujándolos a buscar nuevas opciones de cultivo.

“La quínoa soporta las condiciones hídricas que tenemos en la zona y se adapta muy bien al clima. Además, hay vestigios de que en la zona central de Chile, la cultura Aconcagua, cultivaba y consumía quínoa, entonces para nosotros es una reincorporación”, explica Javier Zamora, presidente de la Cooperativa Campesina de Cultivos Andinos de Petorca, PetorQuínoa es la entidad que en la innovación tecnológica y la capacitación ha encontrado recursos para competir con un producto inédito en el mercado: embutidos en base a quínoa.

Esta asociación se formalizó en 2015, posterior a la participación de un Nodo Tecnológico que convocó a 120 productores locales, de los cuales 44 decidieron asociarse. “Podríamos haber hecho una empresa limitada pero la idea era generar una organización horizontal y democrática. La cooperativa cumple con esas líneas. Tenemos productores de toda la provincia: Zapallar, Papudo, La Ligua, Cabildo y Petorca. Nuestra producción va desde la precordillera hasta la costa, y la quínoa se ha dado muy bien en todos estos sectores, incluso con las bajas precipitaciones”, nos explica Javier.

Según el presidente de PetorQuínoa, en esta búsqueda de nuevas opciones fue necesario la participación de un aliado. Desde el 2015,  trabajaron con el Centro Regional de Estudios en Alimentos Saludables (CREAS), quienes los capacitaron y acompañaron en el desarrollo de productos innovadores con quínoa. “Para hacer sostenible nuestra organización y negocio debíamos desarrollar productos con valor agregado. En ese contexto, logramos generar un acuerdo de trabajo con CREAS, que es un socio estratégico para desarrollar estos productos”.

La alianza se consolidó en marzo de este año, cuando se realizó el Seminario Final del Proyecto FIC-R: “Quínoa desde procesamiento hasta desarrollo de productos: Impacto social en adultos mayores y agricultores regionales”. Allí se hizo una demostración de los embutidos desarrollados entre la cooperativa y el CREAS. Como resultado de su trabajo, no sólo obtuvieron un enriquecimiento en sus conocimientos para la producción del producto, sino que también adquirieron una peladora para producir quínoa perlada y una planta de 36 metros cuadrados para su procesamiento, un molino de harina, una máquina despedregadora, una máquina venteadora manual y un motor eléctrico que permite el funcionamiento de la planta.

“Uno ve el producto, los embutidos de quínoa, pero para atrás el proyecto contempló muchos otros aspectos que a nosotros nos dejó en un muy buen pie para seguir desarrollándolo. Con esto podemos comenzar a instalarnos y desarrollar otros productos. Esperamos durante este año terminar lo que falta para comercializar nuestros productos a pequeña escala”.

Les invitamos a conocer este y otros casos de innovación social y economía social en nuestro especial innovación social aquí 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

¡Ya está disponible #26 edición de LQE Revista!

 

¡Te invitamos a leer y revisar la última edición de nuestra revista con reportajes y artículos de nuestro ecosistema de innovación y emprendimiento!