¿Qué debemos tener en cuenta antes de asociarnos en una Cooperativa?

Conversamos sobre pre asociatividad con Pedro Hepp Castillo, responsable de la Gestión Técnica Territorial en la Fundación para la Superación de la Pobreza, quien nos aportó datos, tips y consejos clave para no tener problemas en la formalización de una Cooperativa.

Además desde Servicio País, entidad a cargo de la Fundación, extienden el llamado a todo el territorio nacional para los profesionales chilenos a inscribirse como parte de su fuerza de trabajo, aportando al desarrollo de más de 90 comunas con alto índice de vulnerabilidad.

A través de las Cooperativas un grupo organizado de personas puede asociarse voluntariamente en empresas colaborativas, controladas en conjunto y con responsabilidades compartidas en cuanto a necesidades y beneficios económicos, sociales y culturales.

Es una alternativa organizacional en auge y muy valiosa, ya que si en una empresa tradicional se contratan trabajadores para luego repartir ganancias entre los dueños, en una cooperativa los socios son precisamente los administradores, pagando remuneraciones justas por cada esfuerzos, trabajando en condiciones totalmente diferentes, bajo sus propios acuerdos, decisiones y medidas que se adecúan a sus tiempos y calidad de vida.

Pero antes de formar una cooperativa, existen instancias pre asociativas fundamentales que van a generar las condiciones necesarias para establecerse como una personalidad jurídica, es decir, formalizar actividades en conjunto.

Pedro Hepp Castillo, responsable de la Gestión Técnica Territorial en la Fundación para la Superación de la Pobreza, nos compartió consejos y recomendaciones en esta materia para las comunidades que buscan la asociatividad, repasando una serie de errores cometidos por diferentes organizaciones, para fortalecer previamente a las cooperativas o emprendimientos asociativos y que a la hora de formalizarse no hayan problemas.

Errores típicos antes de formalizar cooperativas

Un clásico error es cuando se junta un montón de personas con intereses, vocaciones y conocimientos distintos en una agrupación, ya que al avanzar sus proyectos no saben cómo aunar sus visiones, porque obviamente son personalidades muy diferentes. 

En general uno debe tender a trabajar con personas que aspiran a lo mismo que uno, para alinear criterios de homogeneidad y establecer metas en concreto para el grupo, a fin de unificar esfuerzos o estrategias.

Otra circunstancia que se reitera en este sentido, es conformar agrupaciones que no tienen muy claro qué es lo que van a hacer, a veces se conforman como una entidad sin fines de lucro cuando en realidad solo quieren unirse. 

Hay que tener presente que para las cooperativas muchas veces no es necesario tener la personalidad jurídica al realizar sus actividades, como en muchos casos de grupos que compran y venden en conjunto, sin estar asociados formalmente a una cooperativa.

La confianza es el motor de arranque

Hay muchos tipos de agrupaciones como asociaciones gremiales, comunidades indígenas, campesinos, sindicatos, pescadores y cada una responde a las distintas necesidades de las comunidades, por lo que en lo preasociativo es clave definir cuáles son los objetivos grupales y específicos que buscan cumplir.

Lo realmente importante a la hora de asociarse es generar confianza. Una cooperativa funciona en base a la administración democrática, donde se delegan poderes entre las personas y para eso es vital la confianza entre los integrantes, de lo contrario no se genera asociatividad, y las cooperativas son consecuencia de la asociatividad.

Resolución eficiente y efectiva de los problemas

Es clave saber responder a los conflictos. Pretender que una agrupación no va a tener problemas es una utopía y actuar adecuadamente ante ellos requiere tiempo. 

Las personas tienen distintas visiones sobre la confianza y para alinearlas tiene que haber un sistema de resolución de conflictos, que implica definir desde un principio reglas clara, apuntando a cuáles son los objetivos grupales, cerrando el círculo de elementos necesarios para la pre asociatividad”.

Pedro analiza estas circunstancias desde su rol en la Fundación para la Superación de la Pobreza, cuyo programa Servicio País se encuentra precisamente en una campaña que busca la generación de nuevos profesionales, que se sumen a los más de seis mil trabajadores que han pasado por 96 comunas del país, la mayoría rurales, aisladas y empobrecidas.

Las postulaciones a SERVICIO PAÍS estarán abiertas hasta el 31 de octubre y la invitación consiste en vivir y trabajar un año en una comuna con altos niveles de pobreza. El objetivo del programa es doble impulsar procesos de desarrollo local que sean inclusivos, a través de un trabajo colaborativo y directo con las comunidades, además de aportar a la descentralización del capital profesional.

Los requisitos son ser profesional, tener una gran vocación social, estar dispuesto a trabajar en los lugares más necesitados de Chile y por supuesto entregar un año de compromiso en este trabajo con sentido.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

¡Ya está disponible #26 edición de LQE Revista!

 

¡Te invitamos a leer y revisar la última edición de nuestra revista con reportajes y artículos de nuestro ecosistema de innovación y emprendimiento!