4 habilidades que debes desarrollar para emprender

¿Quieres emprender o potenciar tu emprendimiento actual? Lee las siguientes recomendaciones asociadas a las habilidades que debes desarrollar si quieres ser independiente o necesitas mejorar la dirección de tu proyecto.

Pablo Zamora trabaja en la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso en donde recientemente asumió el cargo de articulador de toda la comunidad de innovación y emprendimiento de la PUCV. Hace seis años comenzó a vincularse al ecosistema como emprendedor,  y hoy ya cuenta con varias certificaciones en el área de lo que se conoce como educación emprendedora. 

Pese a que Pablo declara que la lista de competencias necesarias para emprender o lograr éxito es amplia, a nivel de educación emprendedora, suelen diferenciar entre habilidades que son para el emprendimiento o que te van a permitir contribuir, que son la creatividad, el trabajo colaborativo y en general todas las habilidades blandas o elementos transversales; y por otro lado, las que son habilidades del emprendimiento, que son propias y que todo emprendedor debe tener y que hoy serán el centro de estas recomendaciones.

Detección de oportunidades

“Creo que esto es muy propio de la lógica del emprendedor; la capacidad de ser perspicaz, estar atento y en alerta, es lo que varios autores señalan y que se asocia con ver lo que otros no ven. En el caso puntual del emprendimiento social, muchas veces se trata de darle otra mirada al problema y pensarlo de forma distinta, única. En mi caso, con el emprendimiento de surf adaptado, dije: ¡ya, no se trata sólo de hacer clases extraprogramáticas a los chicos, sino repensar ese espacio de participación y desarrollo personal y justo allí se generó un complemento con deportes extremos, fui capaz de detectar una oportunidad que se transformó en un gran proyecto».  

Capacidad innovadora 

“Luego de identificar oportunidades, viene de la mano la capacidad innovadora, que es proponer soluciones que sean diferentes a las existentes. Esta capacidad tiene de base la creatividad y también el establecimiento de espacios para cocrear junto con tu equipo y otras personas, porque para pasar de lo abstracto, que es lo que tu pensaste, a lo tangible, debes aterrizarlo en conjunto a otros para que no se quede en lo bonito de la mente o tengas que desecharlo rápidamente”.

Administrar un emprendimiento 

“Esta capacidad es importante, y sobre todo cuando ya tienes un emprendimiento en curso, porque muchas veces terminamos siendo un circo pobre: eres contador, periodista, director, tallerista; entonces tener conciencia de que el emprendimiento tiene diferentes unidades de trabajo es súper importante para ir avanzando y detectando cuándo debemos tener un apoyo adicional o capacitarnos”

Capacidad de generar redes

“Por último, el cuarto consejo tiene que ver con desarrollar la capacidad de generar redes en beneficio de tu emprendimiento, pero también en beneficio para tus stakeholders. Uno de los grandes aprendizajes que he tenido es que uno siempre piensa que el emprendedor debe llegar a una reunión comercial pensando en cuánto le vas a cobrar, qué puedes sacar de alguien o cómo lo puedes transformar en algo que te contribuya , yo lo hice como emprendedor y también como institución, y esa lógica es super autodestructiva porque lo único que genera es que tu vayas a la reunión pensando en lo que tienes que decirle y te quita esta capacidad de escuchar al otro y es justamente en esa escucha activa donde se crean oportunidades que casi siempre están relacionados con lo que tu haces. Entonces, puede que de repente lo que tu querías proponerle no tenga nada que ver con lo que terminas haciendo y eso nace de la capacidad de sumar gente a tu emprendimiento a través de un buen trabajo de redes donde la escucha activa y la confianza son importantes». 

Finalmente, como consejos asociados a estas habilidades, Pablo Zamora agrega la necesidad de reemplazar el “pensar y hacer” por el “pensar, hacer y reflexionar”, que invita a evaluar lo que vas haciendo bien y mal y no sólo avanzar como bala, para que las habilidades que quieras desarrollar verdaderamente vayan de la línea con tu objetivos y debilidades, una radiografía que es compleja, pero necesaria al igual que tener claro por qué te movilizas para tener una mejor actitud día a día.

Conoce otras herramientas para emprender aquí

Leave A Reply

Your email address will not be published.

¡Ya está disponible #27 edición de LQE Revista!

 

¡Te invitamos a leer y revisar la última edición de nuestra revista con reportajes y artículos de nuestro ecosistema de innovación y emprendimiento!