Helados York: Tradición, esfuerzo y sacrificio porteño

Para mantener en pie la fábrica de helados emblemática de Playa Ancha, Valparaíso, es necesario trabajar laboriosamente y enfrentar las temporadas bajas estoicamente. Así se han mantenido 43 años de tradición sin cambiar el sabor que todos los porteños y afuerinos reconocen con nostalgia.
Por Alejandro  Abarca.

En 1974 Hugo Bensa Hardy abrió la fábrica de helados York en el corazón de Playa Ancha, en Levarte #779. En 1982 Bensa le vende la fábrica a su amigo Bernabé Galindo, quien ha sido el propietario y quien se ha esforzado desde esa época en mantener el negocio a flote.

Desde esos días el sabor y la calidad de sus productos se mantienen intactos. El cuidado que tienen en la elaboración de tan icónico producto solo evidencia el cariño detrás de una labor tan sacrificada, pues si bien las técnicas se han modernizado, mantienen una elaboración que mezcla lo artesanal e industrial.

Era usual que don Bernabé estuviese en la fábrica trabajando, pero hoy en día se encuentra ocupado con otro emprendimiento en Santiago. Es por esto que hace ya tres temporadas es su sobrino, Eduardo Sobarzo, el que se hace cargo de la administración de la fábrica.

No es fácil tener que estar aquí con esta responsabilidad. Son 44 años de tradición, de esfuerzo, sacrificio, de altos y bajos. Yo soy ingeniero electrónico, vengo de otro mundo, pero a pesar de todo es gratificante cuando en la calle ven el camión con el logo y la gente lo mira. Los niños se emocionan. Ayer fui al circo y un caballero como de 50 años le compró un helado york a su nieto y le decía: ‘mira, estos son los helados que yo comía cuando chico’. Eso te gratifica y da un valor al esfuerzo; yo me acuesto todos los días a las 1 ó 2 de la mañana y me levanto a las 5 a preparar el caldo para los helados del otro día. También hay que preocuparse de la mantención de las máquinas, entonces no es fácil”, señala Eduardo.

Siempre se recalca que es una empresa familiar ¿Qué implica esto?

-Sí, quizás ahora cambiaron algunos actores pero sigue siendo un negocio familiar. Mi señora es la que atiende el mesón en la entrada, el chico que viste entrar hace poco es mi hijo. Y es desafiante porque no es fácil, porque hay un vínculo que si tú no separas, si no rayas bien la cancha al principio, te trae problemas por razones obvias. A veces por lo mismo hay ser más flexible. Pero trato de no favorecer a uno por sobre otro. Aquí somos trabajadores y ya en la casa tendremos un trato de familia.

Para una empresa local como esta deben ser difíciles los inviernos ¿Cómo enfrentan las temporadas bajas?

-El personal se contrata de agosto a marzo, después hasta la otra temporada yo me dedico a la mantención. En ese tiempo se deja ir a la gente porque no puedo dejarla amarrada y decirle que me espere, aunque muchos vuelven siempre. Y en invierno, bueno, se queda la familia.

¿Es en estos tiempos en que se empieza reconocer como una empresa tradicional y consolidada?

-Sí. Antes solo existía el boca a boca, y ahora con las salidas en la televisión, la prensa, la radio se ha consolidado la trayectoria del producto. Porque este helado no es como el de las grandes empresas que salen en la tele, Savory, Bresler, Trendy. Nosotros siempre tuvimos un bajo perfil. Este es un helado de corte económico. Así nació con el vendedor de cajón y lo queremos mantener, aunque ya cada vez menos se dedican a eso.

Para mantener el nivel de calidad y producción ¿Qué características crees que debe tener quien administra una empresa así?

-Primero, hay que ser perseverante y estar convencido de que el negocio tiene una garantía, la que dan los años. También mantener la calidad de los productos, ser constantes.

Y para quienes quieran emprender un negocio de este tipo ¿Qué observaciones tendrías?

-Tener convencimiento de que el negocio está, de que va a resultar, de que tiene potencial, creerte el cuento. Y ya después ser constante y perseverante porque en el inicio siempre habrá más bajos que altos. Mi tío se creyó el cuento y aguantó el chaparrón. Y, siempre, hay que mantener la calidad de tu producto o servicio.

Por sobre todo, Sobarzo recalca la importancia del trabajo duro y meritorio, la humildad y el esfuerzo, características que se reflejan en la tradición y el sabor de los helados York.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.