Cuando es momento de emprender

Perder el miedo al cambio, puede ser una de las más grandes piedras de tope al momento de tomar la decisión de crear tu propio negocio. Nos invade la inseguridad de saber si nuestra idea es capaz de venderse, generar ingresos suficientes, o si tenemos la capacidad de gestión y dirección adecuadas. Sin embargo, hay momentos en que la única salida es crear ese “algo propio”.

En Kreatia, asesoramos a todo tipo de Empresas, y nos hemos encontrado con numerosos testimonios del tipo: “El mercado laboral está saturado”, “Las grandes compañías no valoraron mis capacidades”, “Muchos procesos de selección están previamente arreglados”, “Decidí que llegó el momento de crear mis propias oportunidades”, entre otros.

Lo que es claro, es que todos apuntamos a cumplir nuestras metas y objetivos en el corto y largo plazo, llegando a agobiarnos ante situaciones de cesantía que pudieran retrasar estos sueños. Es claro también que el no tener una fuente de ingresos adecuada no nos permitirá alcanzar estos objetivos, y es aquí donde surge la necesidad de comenzar nuestro emprendimiento, muchas veces sin corresponderse con aquellos estudios que “formalmente” y con tanto esfuerzo hemos culminado.

El proceso.

La decisión: Todo comienza con la necesidad de mejorar tu situación económica actual. El tiempo libre muchas veces es visto como una desventaja, como un muy alto costo de oportunidad, pero debemos ser lo suficientemente inteligentes para identificar esta situación como una oportunidad, pues el tiempo libre nos permite un momento de reflexión y auto inspección, en donde seremos capaces de identificar cuales son nuestras fortalezas y habilidades especiales.

El comienzo: Una de las reglas más grandes que rigen mi forma de enfrentar cada situación de innovación, es “si deseas crear, crea”. La planificación siempre es buena, pero no te darás cuenta de lo que puedes hacer y cuál es el curso que debe seguir tu creación hasta que lances la primera línea, escribas la primera palabra, des el primer paso, o lo que sea que consista tu producto/servicio.

Instrúyete: Una vez hayas creado aquello que crees que puedes ofrecer, es momento de dar una mirada hacia el mercado de tu producto, y ver cómo trabajan los demás, aquellos emprendedores que ya se encuentran posicionados en su rubro, conocer sus técnicas y si es necesario, adquirirlas. Hoy en día existen numerosas fuentes de conocimiento a través de las cuales puedes guiar tu propio auto aprendizaje. En ningún caso se trata de años de estudio, comienza paso a paso, primero con lo esencial para desarrollar tu producto, luego tendrás el tiempo de complementar tus conocimientos.

Evalúa: En el último paso, deberás decidir si esto que has logrado crear, corresponde realmente a eso que buscabas, si te ves a futuro realizando la misma actividad, si logrará ser sustentable o al menos si ha logrado ser un negocio rentable para alguien más. La ventaja de tomar esta decisión es que si la respuesta es negativa, aun te puedes reinventar, buscar una alternativa y volver a empezar.

Contáctanos: servicios@kreatia.cl

 

 

¡Conéctate con las oportunidades de la región!
¡Conéctate con las oportunidades de la región!
Recibe fondos, tips, eventos y oportunidades para potenciar
Puedes desinscribirte cuando quieras

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.