Gunter Pauli: “Necesitamos poner más corazón en las empresas”

El pasado viernes 15 fue su interesante charla sobre Economía Azul

0 51

Race for Water es el proyecto o más bien, desafío, que convoca por estos días a Gunter Pauli en nuestro país. Gracias a la Cámara Regional del Comercio de Valparaíso, Fundación P!ensa y el Hub Global PUCV, fue que durante día viernes el economista belga dictó una charla abierta para hablar sobre el concepto del que fue creador: la Economía Azul.

En la instancia, el experto comentó sobre su experiencia desde el primer día de trabajo, su reputación, la importancia de la sostenibilidad y casos destacados en este modelo. Además, se detuvo especialmente en su recorrido por el mundo en la odisea Race For Water – con un barco que sólo funciona con sol, viento y agua de mar; y el proyecto que trabaja con la comunidad Rapa Nui.

La Economía Azul invita a un modelo sustentable, tal como destacó el mismo Pauli en la charla, a trabajar con lo que ya existe, con lo natural, pues la naturaleza nunca usará más de lo que tiene o puede. Así, usando los recursos que sí son renovables e inventando soluciones a partir de ello se puede enfocar en una economía mucho más productiva e inagotable.

El experto belga se ha dedicado durante su vida a la revisión y ejecución de proyectos que trabajen desde la reducción y reutilización de desechos, contando algunas notables experiencias en este sentido.

Destacó que “necesitamos poner más corazón en las empresas”, y que “de vez en cuando hay que obligar a la gente de que el corazón es importante” y no sólo un producto fácil a bajo costo.

Entre los temas tratados, también expuso sobre la biomimética, la nueva horticultura, algunos de los trabajos con desechos que había visto, entre otros. Todos los casos tenían una reducción de costos y de gasto energéticos impresionante, lo que es un llamado a soluciones más inteligentes e innovadoras en la línea de la sustentabilidad.

“Nosotros tenemos un plan, el plan es inspirar”, afirmó Pauli, quien a su vez fue duro con el sistema actual de educación, que no enfoca en herramientas de física y química que permitan aplicar nuevas soluciones a la agricultura, por ejemplo, o a la generación de energías renovables. Esto interpela directamente en Chile, un país rico en dichos recursos. Sin duda inspirador y una invitación a la reflexión sobre cómo ejecutan y producen las empresas en todo orden de cosas en nuestro país.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.