Crear espacios de diálogo y bajar las barreras de desconfianza: Desafíos para incrementar la innovación en la región

Para Héctor Leiva, Director de Corfo Valparaíso, es fundamental fomentar la cultura de la innovación en las empresas, un concepto que Corfo lleva trabajando hace años, pero que busca posicionarse dentro del ecosistema como un factor determinante y relevante al interior de emprendimientos y empresas.

En esa línea, explica que “los sectores productivos que más han innovado son aquellos que están directamente relacionados con procesos exportadores y ahí está el cambio en el tema frutícola que sufre el país desde el año ‘80 en adelante, un cambio profundo que modifica la gestión”.

Vinculado a la actualidad, agrega que “la innovación en las empresas son procesos de mediano plazo, para rentabilizar también nuevos productos, nuevos servicios, entonces por un lado hay riesgo en el desarrollo del nuevo producto. Esto es un problema para el empresario que tiene que estar en el día a día en un proyecto que tenga riesgo y una vez que el proyecto tiene riesgo, investigación y desarrollo, nosotros apoyamos el prototipo o el desarrollo del primer prototipo”.

-¿Cuál es la clave para fomentar la innovación?
-La vinculación entre la empresa y el conocimiento es clave, pero ¿quién tiene el conocimiento hoy día, principalmente? las universidades. Desde las universidades salían los programas de gobierno, la creación del capital humano que iba a trabajar al Estado, porque era tal la alianza y conocimiento que había, a través de la extensión que tenían las universidades, que no se producía este divorcio que uno ve hoy día. En las universidades, los planes de estudio en el desarrollo de conocimiento, de adaptación del estudiante al medio, está un poco desvinculado con respecto a entonces. Ahí falta el diálogo entre la universidad y la empresa.

-¿Por qué es importante este diálogo entre universidad y empresa?
-Tiene que haber más vinculación, donde el estudiante empiece a ver procesos productivos, tipos de organización de empresa, lo que es trabajar en una mediana empresa o en una gran empresa. Por lo menos, que durante los primeros años vaya teniendo esa visión, para que después llegue a ser un aporte, con el conocimiento que le entrega una universidad ad-hoc y ahí nosotros en Corfo tratamos, a través de los voucher, por ejemplo, de que la universidad vaya vinculando el conocimiento a esa empresa o a ese pequeño/mediano empresario. Una forma de que aumente la innovación es fomentar este vínculo, bajar las barreras de desconfianza, crear espacios de diálogo y que las universidades, en mi opinión, conversen con los gremios y decir ‘a ver ¿qué hacemos?’, para que nuestra región sea pionera en la innovación. Así también las universidades puedan bajar sus intereses particulares.

Héctor Leiva, Director Regional de Corfo Valparaíso

-Claro, hay un tema de incentivo en las universidades
-Sí, pero primero hagamos el escenario. Nosotros no vamos a hacer la política nacional, pero sí probablemente le vamos a dar un poquito más de cuerpo a la política regional de  innovación. Los recursos que destina Corfo a la innovación -una cifra no menor a los 4 mil millones cada año- podrían ser mucho mejor utilizados y con una capacidad de impacto mayor, de crear un grupo que pueda darle a los instrumentos una mayor utilización, una mayor potencialidad.

-Instrumentos y recursos hay, el problema es la confianza
-Y existe también un gran ecosistema. Hay buenas condiciones en Valparaíso, que son distintas a otras regiones, porque aquí hay más de 8 mil empresas, once universidades, alrededor de dos mil alumnos estudiando doctorados, otros 5 mil siguen estudiando ingeniería, entonces existen las condiciones. También hay laboratorios. Un estudio del Conycit hablaba, hace mucho tiempo atrás, que había más de 45 mil metros cuadrados de laboratorios en la región.

Fomentando la innovación intraempresa

-¿Hay ciertas industrias, como fue la agricultura en los 80’ y 90’, que hoy día desde el punto de vista de Corfo sean prioritarias para fortalecer la innovación?
-Corfo creó el  Edificio Tecnológico para desarrollar todo el tema de software, la parte informática, soluciones de ese tipo, como también los videojuegos y tecnologías de la información. El país crea industrias creativas que ha tenido la economía creativa y que en otros países han sido capaces de influir en el desarrollo económico de ciudades y aportar al PIB nacional.

-Y en ese sentido, ¿cuáles son los programas o la política de Corfo a nivel nacional y como se va aplicando en la región en términos de innovación?
-Corfo se puso el desafío de desarrollar el emprendimiento innovador, no solamente los tradicionales, pero también hay que crear espacios para nuevos emprendimientos y cuando hablamos de innovador significa que incorpore soluciones que pueda mañana ser un nuevo producto exportado. Y si hoy día somos capaces de desarrollar tecnologías, paquetes tecnológicos que vayan a solucionar problemas que tiene el sector frutícola, podemos mañana exportar ese mismo tema a Perú donde hay paltas, en Colombia hay frutas que nosotros no producimos y seguiríamos diversificando la canasta exportadora con productos que hoy día son más sofisticados y tendrían más divisas, con menos recursos y menos inversiones.

La tarea nuestra este año es cómo, a través de las organizaciones, llevamos a la empresa el concepto de la innovación, parecido a lo que hicimos con la Cámara Regional del Comercio ahora pensamos hacer uno con Asiva, para que esa empresa le pierda el miedo a la innovación. Hay que cambiar mentalidad en todo los equipos y producir el concepto. También tenemos que impactar en la industria y promover que vayan grupos de empresarios a países donde tengan tecnologías más avanzadas, conocimientos más avanzados, en situaciones de producción de industrias, ya sean emergentes o consolidadas desde el punto de vista del volumen que producen, el empleo que generan, entre otras cosas.

Tercero, la vinculación empresa-universidad. Con la ayuda de la Corfo y con los instrumentos para producir lo que se llama la cultura de la innovación en la empresa. Como región eso es lo que esperamos y esos son nuestros desafíos, de lograr esta vinculación, y que la empresa internalice esta cultura de la innovación.

-Porque la cultura del emprendimiento ya está aceptada, el emprendedor naturalmente viene a Corfo a preguntar, en cambio me imagino que es más difícil que el empresario busque herramientas para innovar
-Claro. Y eso que en Corfo el concepto de innovación es anterior al de emprendimiento.

-Totalmente. Y en ese sentido ¿qué instrumentos han sido más exitosos acá en la región?
-Las grandes empresas tienen más facilidades, porque entienden el concepto de la innovación, tienen profesionales, equipo y múltiples productos, entonces es más fácil para ellos hacer innovación y la entienden como negocio, así como tienen Departamento de Marketing o de Negocios, tienen su Departamento de Innovación. Lo que Corfo hizo estos años fue ir adaptando los instrumentos. Contamos hoy en día con instrumentos de 250 millones de subsidio que son para proyectos de alta tecnología, pero, por otro lado, para las empresas que no conocen nada de innovación están los voucher que son 7 millones de pesos como para poder adentrarse a solucionar una problemática que tiene la empresa. También hay instrumentos intermedios, que son los prototipos de innovación empresarial y empaquetamiento tecnológico que es la segunda fase y esos son los instrumentos más dinámicos dentro de lo que es innovación empresarial.

*Entrevista publicada en la edición #6 de la revista La Quinta Emprende: https://issuu.com/laquintaemprende/docs/lqe-revista6 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.