Opinión – “Las universidades deben sembrar en los jóvenes la inquietud desde el aula”

Por Marcos Zúñiga
Director Académico del Programa de Memorias Multidisciplinarias  

Es importante dar una mirada general a la economía de nuestro país. Durante los últimos años, Chile ha sido una de las economías más emergentes en Latinoamérica, basado principalmente en el auge del Cobre. El mayor auge se registró durante los años 2010 al 2012, sin embargo, durante el año 2013 la economía chilena comenzó a sentir una fuerte desaceleración, donde los niveles de crecimiento no superaron los 1,9%, y por otro lado el desempleo aumentó, lo anterior como consecuencia de la implementación de políticas internas como también externalidades del principal comprador de Cobre, China, quien desde el año 2012  había comenzado un proceso de desaceleración lo que repercutió la importación de este metal, y la economía interna de Chile.

Este fenómeno, obliga a planificar y proyectar nuestra economía, obliga a estudiar otros modelos económicos. Es así como CORFO en el año 2010 genera estrategias de apoyo aquello que hasta entonces era desconocido “Start Ups”, emprendimientos generados en Chile, los cuales serían la base para la generación de una nueva economía. Es aquí donde las Universidades deben liderar este proceso, su rol formador no se limita a la transferencia de conocimiento, sino a la generación de este y a la generación de inquietud en los jóvenes que hoy estudian en las aulas. Dando las bases al emprendimiento y la innovación, particularmente con una base tecnológica, la que permite una ventaja competitiva. En este mismo contexto, se han abordado, desarrollado e implementado diversos métodos de enseñanza como el “Aprendizaje basado en Problemas” (ABP), “Metodologías Activas”, entre otras, las que buscan que el rol del educado y el educador se inviertan, y la inquietud intrínseca del ser humano guíe el nuevo conocimiento.

En cuanto al emprendimiento y la innovación las Universidades han puesto especial foco en el desarrollo de habilidades transversales las que potencian la generación de nuevas tecnologías y su comercialización.  Hoy no es extraño encontrar en los perfiles de egreso, el desarrollo de competencias transversales, emprendimiento e innovación.

Dentro de estas nuevas estrategias, las Universidad Técnica Federico Santa María propone un programa formativo en el último año de las mallas académicas, donde su objetivo es potenciar la sinergia, resolución de problemas, trabajo en equipo y su vinculación con el medio (organizaciones con o sin fines de lucro, gobierno, sociedad), a través del desarrollo de un desafío tecnológico planteado por la sociedad y resuelto por un equipo multidisciplinario, conformado por memoristas de distintitas especialidades, profesores guías, y la industrias. Quienes durante 8 meses trabajan en conjunto, obteniendo a un prototipo funcional, con el cual los memoristas pueden presentarse a concursos de apoyo al emprendimiento e innovación y la industria resuelve un problema real, abre sus oportunidades a nuevas fuentes de financiamiento, recluta capital humano, e innova.

Poco a poco, las Universidades en Chile se vuelven más participes de los problemas reales del medio en el cual se encuentran insertos y sienten como una obligación formar a profesionales que lideren una nueva economía tecnológica en Chile, con la que esperamos en un futuro próximo, nos posicione como una potencia tecnológica y podamos lograr la independencia de los comodities.

*Columna publicada en la edición #5 de la revista La Quinta Emprende: https://issuu.com/laquintaemprende/docs/revista_lqe_05

Valeria Viancos

Valeria Viancos

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO