Opinión – El valor de la innovación con impacto social

Carolina Silva

Por Carolina Silva Edwardsen 
Gerente Gen-E PUCV

El principal objetivo de la innovación social, independiente de los conceptos o matices que se manejan en su desarrollo, se vincula al propósito de resolver transversalmente problemáticas que afectan a la sociedad en su conjunto. De esta manera, los logros alcanzados en los últimos años en esta materia, han permitido que se incrementen significativamente los aportes del Estado, principalmente a través de Corfo, para financiar nuevos proyectos innovadores con impacto social que, por una parte, impactan positivamente en mejorar la calidad de vida de las personas y, por otra, van generando un cambio de mentalidad orientado hacia la innovación y el emprendimiento.

Esta idea se sustenta en un estudio reciente, realizado por la prestigiosa empresa norteamericana de información Thomson Reuters Foundation, donde Chile fue designado como el sexto mejor país para el emprendimiento social y tercero a nivel global considerando las políticas del gobierno que apoyan a este tipo de emprendedores. Estos resultados no son causalidad y reflejan el trabajo serio y comprometido que estamos realizando como país en la construcción de un ecosistema regional y nacional de emprendimiento e innovación social, proceso en que algunas Instituciones de Educación Superior han asumido con un rol activo, colaborativo y protagónico.

Anuncios

Un claro ejemplo de ello, lo encontramos en la Región de Valparaíso donde diversas instituciones vinculadas a la Educación Superior, están trabajando en proyectos de trabajo directo con la comunidad. En esta línea, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de la Incubadora Social Gen-E, ha desarrollado una serie de programas con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas, promoviendo la formación de habilidades emprendedoras que se traducen en el desarrollo de proyectos sólidos que generan ingresos económicos, además de diversos beneficios personales como son la autoestima, independencia y liderazgo, entre otros.

En este trabajo participan activamente estudiantes, académicos, investigadores y funcionarios, quienes comprometidos con el sello valórico de la Universidad, trabajan de forma desinteresada y comprometida en procesos de identificación/investigación, compartiendo ambientes de co-creación donde se consideran significativamente los aportes y necesidades reales de los beneficiarios. Este componente social, propio de la Responsabilidad Social que promueve la Universidad, ha sido un pilar fundamental para que la PUCV se ubique entre las primeras 30 mejores universidades latinoamericanas según ranking Times Higher Education del año 2016, logro que nos llena de orgullo y nos motiva para seguir avanzando hacia la construcción de una sociedad con más y mejores oportunidades para todos.

carolina-silva-1

*Columna publicada en la tercera edición de la revista La Quinta Emprende: https://issuu.com/laquintaemprende/docs/lqe-revista3

Compartir publicación:

ANUNCIO

LECTURAS SUGERIDAS

ANUNCIO