Innervycs: La empresa que busca rescatar el sello de Valparaíso como ciudad innovadora

0 8

Innervycs, creada oficialmente en 2012 y ubicada en Cerro Alegre, es una empresa que desarrolla soluciones tecnológicas e innovadoras, impulsando el conocimiento a través de procesos creativos basados en la investigación científica e ingeniería aplicada.

“Nace como una iniciativa dentro de la Universidad Católica de Valparaíso, porque existía la sensación de que todos los trabajos de la universidad tenían muy poca repercusión en la industria. Empezamos a realizar proyectos para diferentes empresas de consultoría, siendo estudiantes todavía, y nos fue relativamente bien. Entonces, de ahí surgió la idea de crear esta empresa para que, en el fondo, se hiciera cargo de unir la academia con la industria y de encontrar este nexo que en Chile hace falta muchísimo”, explica Ian Hughes, Gerente General de Innervycs.

-¿Y qué tipo de proyectos desarrollan?
-Es difícil definir una sola línea porque hemos pasado por varios proyectos distintos, desde informática hasta electrónica, robótica, entre otros. Hacemos investigación y desarrollo, buscamos una brecha tecnológica que tengan las empresas donde no existe una solución en el mercado y nosotros desarrollamos esa solución desde la electrónica, el sensor, hasta la interfaz con el usuario. Y la idea es obtener desde ese desarrollo un producto que sea escalable. Tenemos varios ejemplos de esos. Ahora estamos comenzando con unas nuevas instalaciones con Fantasilandia para visibilizar la distribución de la gente dentro del parque y así tomar decisiones operacionales más rápidas, porque la información de cuánta gente había en un juego o en el otro les llegaba al final del día, lo que no servía para tomar decisiones en tiempo real.

-¿Todos sus clientes están en Santiago?
-Generalmente en Santiago. Nosotros optamos por establecernos acá en Valparaíso por un tema de descentralización y porque todos somos de la región. Buscamos retomar la característica de Valparaíso como ciudad innovadora: centro de investigación, desarrollo de ciencia, tecnología, de puertas abiertas hacia nuevas ideas, hacia inmigrantes de todas partes, etcétera. Hay algunos hitos que en el inconsciente colectivo están olvidados, como el desarrollo del primer submarino en 1866, el Flach, los ascensores, la arquitectura que era pionera en esa época y el acero dúctil, una innovación en tema de uso de materiales, la primera implementación del computador en Chile en la Aduana, la primera transmisión de televisión de la Universidad Católica hasta la plaza Victoria, etc. Y un montón de hitos y algunos que fueron son aún más relevantes todavía, como William Wheelwright que organiza el primer cruce en buques a vapor desde Europa hasta Valparaíso, lo que cambia el flujo comercial en el mundo, porque ya no se dependía del viento, sino que se podían establecer las rutas.

-Y en ese sentido, ¿cómo desarrollan la innovación y la tecnología?
-Para nosotros la innovación está dentro del núcleo de lo que tratamos de hacer en cada uno de los proyectos, siempre desde la base que las soluciones que buscamos no están en el mercado, sino que son cosas que deben ser innovadoras para encontrar alguna solución, pero dentro de todos los procesos que nosotros implementamos tratamos de que la innovación siempre esté presente como un diferenciador en cada uno de los proyectos.

Partimos todos los proyectos desde un estudio del estado del arte para ver qué tan poco existente es la tecnología en alguna de las áreas específicas y, en base a eso, se construyen lo que nosotros estemos planteando para desmarcarnos lo más posible de lo convencional. Hay uno en particular, un robot que estamos desarrollando financiado por el Departamento de Defensa, por el Ejército de los Estados Unidos, que es para exploración Antártica. El gran problema transversal en la Antártica es el abastecimiento e ir de un punto a otro es súper peligroso llevando carga, porque existen grietas que se van moviendo por debajo de la nieve que son invisibles. Entonces, estamos desarrollando un vehículo de avanzada que en el fondo detecta de las grietas previo al paso del convoy con carga.

También tenemos ahora un proyecto que comenzamos a desarrollar para pilas de lixiviación de minería acá en Chile y que está parcialmente financiado por Corfo. Buscamos alternativas para transmitir información que no fuese en el espectro radioeléctrico convencional como funciona una radio o un teléfono, sino que estamos usando otra tecnología para transmitir de forma inalámbrica que es por inducción magnética.

-¿Cómo lograron el contacto con el Departamento de Defensa de Estados Unidos?
-En la búsqueda por proyectos que transgreden un poco lo convencional encontramos el financiamiento del Departamento de Defensa de Estados Unidos, a través de sus distintas ramas, como la RDECOM, que es una de las ramas del Ejército de Estados Unidos que hace investigación y desarrollo en ingeniería; ONR, que es la oficina de investigación naval; y la Oficina de Investigación Científica de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Con estos tres actores hemos tenido contacto y han financiado de alguna otra forma distintos proyectos nuestros. Tenemos desde el control por voz de vehículos no tripulados hasta entender el ojo humano para diseñar patrones de camuflaje. Para nosotros ha sido muy importante, porque estos son proyectos difícilmente financiables en el entorno local donde estamos, porque conllevan un riesgo tecnológico muy alto. Nosotros no tenemos la certeza de que esto va a llevar a un producto, estamos haciendo lo posible por hacer avanzar la tecnología y este avance en la tecnología podría eventualmente ser un producto, mejorar otra cosa, pero eso es en el mediano, largo plazo. Entonces, el Departamento de Defensa nos ha permitido abrir un poco el espectro de posibles proyectos sobre los cuales nosotros podemos trabajar. Generalmente esto se gestiona a través de la Embajada de Estados Unidos.

Más sobre Innervycs en www.innervycs.com

*Entrevista publicada en la edición #6 de la revista La Quinta Emprende: https://issuu.com/laquintaemprende/docs/lqe-revista6 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.